Las claves del Mundial: EE.UU.-Alemania | Los campeones mundiales | DW | 26.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Los campeones mundiales

Las claves del Mundial: EE.UU.-Alemania

Alemania y EE.UU. se enfrentan con la necesidad de puntuar. Puesto que un empate clasifica a las dos selecciones, se especula con un pacto de “no-agresión” similar al de Gijón 82.

Esta tarde -18:00 hora central europea- en el Arena Pernambuco de Recife, EEUU y Alemania se vuelven a ver las caras en un Mundial con buenos antecedentes para los teutones. Si bien la balanza se decanta claramente hacia el lado de los europeos, con cuatro victorias en los cuatro primeros partidos en los que se enfrentaron –dos de ellas en Mundiales, 2-0 en Francia '98 y 1-0 en Corea y Japón '02-, la última ocasión en la que jugaron entre ellos, hace ahora un año, se saldó con victoria 4-3 para los de Klinsmann.

Doce meses depués, las circunstancias son totalmente diferentes. Alemania necesita puntuar para garantizarse la primera plaza del grupo G y así evitar a Bélgica en el cruce de octavos. Puesto que las otras dos selecciones que forman el grupo –Ghana y Portugal- sólo cuentan con un punto en su casillero, a EEUU -3 puntos- también le vale con empatar para pasar a la siguiente ronda.

Ante este hecho, no faltan quienes sospechan del juego limpio que puedan llevar a cabo hoy los dos equipos. Y es que entre Joachim Löw y Jürgen Klinsmann hay algo más que una relación de colegas. Antes de aceptar su cargo como seleccionador, Löw ejerció como asistente de Klinsmann. Cuando le preguntan por su homólogo, el entrenador de la selección de EEUU no niega la amistad existente entre ellos. “Compartimos dos años en el equipo de Alemania -2004-2006-, pero ya éramos amigos de antes, muy próximos. Venimos de la misma región y siempre hemos estado en contacto. 'Jogi' lo hará lo mejor posible y yo también", asegura Klinsmann.

Ante estas declaraciones, no faltan los escépticos que le recuerdan el escándalo antideportivo cometido por Austria y Alemania Occidental en España '82, cuando ambos equipos amañaron un resultado que clasificaba a ambos para octavos.

WM 2006 - Jürgen Klinsmann und Joachim Löw

Löw fue asistente de Klinsmann entre 2004 y 2006.

Después de la buena imagen mostrada ante Portugal y las dudas, sobre todo defensivas, que su equipo dejó ante Ghana, es posible que esta tarde Löw introduzca algún cambio viendo el rendimiento de alguno de sus jugadores. A pesar de que Lahm es uno de los mejores laterales del mundo, Löw ha querido aprovechar la posición que Guardiola ha creado en el Bayern para él, situándole justo por delante de la defensa con el objetivo de darle estabilidad al equipo. De esta forma, Alemania gana control de balón pero pierde un jugador clave en una de sus posiciones más débiles, la del lateral, en la cual el seleccionador no cuenta con hombres con experiencia internacional.

Asimismo, es posible que hoy vuelva a alinear de inicio a Schweinsteiger en detrimento de Sami Khedira, una vez el jugador del Bayern parece totalmente recuperado de las molestias que arrastraba estas últimas semanas.

Uno de los posibles problemas de Löw esta noche yace en el hecho de que hasta cinco jugadores estadounidenses conocen cómo juegan sus rivales por el hecho de que se han formado en Alemania.

Fabian Johnson, por ejemplo, acaba de firmar por el Borussia Mönchengladback después de jugar tres temporadas en el Hoffenheim. Casos idénticos los de Tim Chandler y Jermaine Jones, ambos nacidos en Frankfurt e hijos de militares americanos y madres alemanas, o los de los recién llegados Anthony Brooks, quien actualmente juega en el Hertha de Berlin, y Julian Green, cuya convocatoria vino acompañada de polémica por ser él quien ha ocupado la plaza de la hasta ahora estrella del equipo, Landon Donovan.

La clave: A pesar de que Alemania no arriesgará, los hombres de Löw no especularán con el empate. Un partido de ida y vuelta no conviene a ningún equipo.

DW recomienda