1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania Hoy

Lamya Kaddor: “Listos para matar“.

¿Por qué van los jóvenes alemanas a la Yihad? En entrevista con DW, la científica y profesora de religión islámica Lamya Kaddor habla de algunos de sus ex alumnos que viajaron a Siria.

Deutsche Welle: En su libro “Listos para matar” analiza por qué hay jóvenes de Alemania que van a la Yihad. Como profesora del Islam, cinco de sus alumnos se fueron a Siria y habla de ellos como “simpáticos y conocidos”. ¿Qué pasó?

Lamya Kaddor: No se reconocían como miembros plenos de esta sociedad. La sensación de no ser reconocidos es malísima durante la fase de búsqueda de la identidad. Cumplían los requisitos para ser víctimas de embaucadores. Es muy peligroso que caigan en manos de personas carismáticas que les hablan de reconocimiento y de no ser los perdedores de la sociedad.

El salafismo radical apoya la violencia extrema y usted habla de jóvenes simpáticos. ¿Cómo concuerda eso?

Es una esquizofrenia. Eran jóvenes simpáticos. Qué hayan hecho eso muestra su conflicto, su desorientación entre ser musulmán y ser alemán. No eran muy religiosos, pero se fueron radicalizando. Seguramente a través de una devoción donde solo hay amigo y enemigo. Internet tuvo mucho que ver. Muchos jóvenes se radicalizan ahí y esas fantasías de omnipotencia tienen un papel muy importante. De repente, uno se convierte en el juez. Creen ver injusticias en Irak o Siria y quieren cambiarlo desde aquí. Una idea distorsionada, pero así son los jóvenes adoctrinados.

La violencia extrema… ¿atrae en vez de asustar?

Sí. Sobre todo cuando están marcados por la frustración y la discriminación. Con ocho años ya saben que lo van a tener más difícil por vivir en familias o barrios marginales. Si los padres no consiguen mejorar la situación, el estado tendría que atraerles con educación y trabajo social. Hay que hacer más por la igualdad de oportunidades y que todos entiendan que hoy se puede ser musulman y alemán. Trabajar en la prevención y no solo en los síntomas.

¿El camino a la yihad es una protesta juvenil en vez de un conflicto entre culturas?

No para los profetas salafistas, pero sí para los que se unen a ellos. El salafismo político y yihadista es perfecto para los jóvenes. ¿Habría algo mejor para provocar a una sociedad alemana que consideran injusta? En este caso sería claramente un acto de protesta.

¿Cómo vacunar a los jóvenes contra el extremismo y la violencia?

Seguramente, a través de información religiosa. No hay solo un verdadero Islam como dicen los salafistas. Como expertos, sabemos que hay diferentes interpretaciones del Corán y hay que explicar a los jóvenes cómo trabajan los salafistas y qué buscan de ellos. Enseñarles a ser críticos y a no caer en la idea de blanco o negro, amigo o enemigo, creyente o no creyente.

En el entorno se dice a menudo que nadie se lo podía imaginar. ¿Qué señales existen?

Al igual que en el extremismo de derecha, los jóvenes se aíslan cuando se radicalizan. De la familia, del entorno escolar, del grupo de amigos… como una secta. Cuando ya está adoctrinado sale fuera y cree que en el mundo hay creyentes y no creyentes, nosotros somos víctimas y los demás verdugos. Si participan en la yihad ya es tarde. Hay que reconocer los pasos intermedios como cambios bruscos de comportamiento, cuando importa demasiado la religión... Entonces habría que hablar con ellos.

Las autoridades avisan de los retornados de Siria o Irak. ¿Cómo se debería tratar con ellos?

Hay que atenderlos y descubrir si están todavía adoctrinados y dispuestos a la violencia. Se puede resocializar bastante bien a los desilusionados, sobre todo si no pasaron mucho tiempo en Siria. Para los adoctrinados, se necesitan programas de desradicalzación similares a los que salen de la extrema derecha.

¿Qué desea para la comunidad musulmana?

Que se alejen del salafismo y el fundamentalismo y digan que no es su idea del Islam ni de la mayoría de los musulmanes. Falta que reconozcan que estamos en Alemania y que no quieren que seduzcan a sus hijos. Qué trabajen con jóvenes ayudándoles a tener una identidad propia musulmana y sana.

Lamya Kaddor es profesora de religión islámica, científica y presidenta de la Unión Liiberal Islámica. También es autora del libro “Listos para matar. Por qué los jóvenes alemanes van a a la Yihad”.

DW recomienda