1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Laboristas acusan a Cameron de promover ley discriminatoria

El portavoz de Interior del Partido Laborista británico, Andy Burnham, acusó al Gobierno de David Cameron de promover una legislación de inmigración que “propiciará el racismo y la discriminación”, en un artículo publicado este domingo (11.10.2015) en The Independent on Sunday. Entre otras cosas, el proyecto de Ley de Inmigración, que debatirá la Cámara de los Comunes el martes, convierte en delito alquilar viviendas a inmigrantes en situación ilegal, y obliga a los arrendadores a examinar sus pasaportes y visados para comprobar su derecho a residir en el Reino Unido.

Según Burnham, estos controles adicionales del estatus migratorio favorecerán “el racismo cotidiano” y podrían “propagar la discriminación”. Al imponer este sistema, el Gobierno hará que el mercado inmobiliario “sea un entorno hostil para las personas con nombres que suenan extranjeros”, escribe el antiguo ministro, que considera la ley “desproporcionada, engañosa y divisoria”.

Un estudio del Consejo británico por el Bienestar de los Inmigrantes ha demostrado que la obligación de controlar el estatus migratorio de los arrendatarios, que se probó en un programa piloto en el centro de Inglaterra, puede inducir a actitudes racistas. Según esta organización, un 40 por ciento de los participantes en el programa piloto dijo que este les hacía más reacios a alquilar su propiedad a personas que no tuvieran pasaporte británico, mientras que un 25 por ciento admitió que prefería no considerar a arrendatarios con nombres o acentos extranjeros.

En su artículo, Burnham señala que el proyecto de ley “busca propagar mitos sobre la inmigración en lugar de combatirlos”. “En la práctica, podríamos acabar convirtiendo el Reino Unido en un lugar más hostil para cualquiera con un nombre que suene extranjero”, afirma. La nueva legislación, advierte, podría convertirse en el equivalente a los carteles que proliferaban en los años 60, cuando se prohibía la entrada a “perros, negros e irlandeses”, aunque, al ser más “insidiosa”, “hará que sea más difícil contestar la discriminación”.

Burnham también dijo que la propuesta legislativa contradice la promesa hecha por Cameron durante el reciente congreso conservador, cuando se comprometió a erradicar la discriminación que sufren los británicos con nombre extranjero a la hora de buscar trabajo. “Si de verdad cree lo que dijo entonces, ¿por qué quiere legislar para hacer que ese tipo de racismo sea mucho más probable en el mercado de la vivienda?”, se pregunta el portavoz laborista. (EFE)