1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ciencia y Ecología

La vuelta al mundo en auto solar

Un equipo de estudiantes de la Escuela Superior de Bochum consigue dar la vuelta al mundo en un coche movido por energía solar.

Quelle: http://www.solarworld.de/fileadmin/sites/sw/presse/aktuelle_pressefotos/swgt_010.jpg Solarauto der SolarWorld AG und der Fachhochschule Bochum wird mehr als 30.000 Kilometer allein mit der Kraft der Sonne zurücklegen Allein mit der Kraft der Sonne ist das Solarstromauto SolarWorld GT in Darwin/Australien zur solaren Weltumrundung im Oktober 2011 gestartet. Nach einem Jahr wird der SolarWorld GT in Australien zurückerwartet. Erstmals in der Geschichte des Automobils wird ein Fahrzeug allein mithilfe eines energetisch autarken Elektromotors einmal um den gesamten Globus fahren. Angetrieben wird der SolarWorld GT mit Solarstrom. Das Auto mit integrierten Solarzellen wurde von der SolarWorld AG, führender Anbieter von Solarstromprodukten, gemeinsam mit der Bochum University of Applied Sciences entwickelt. Der Zweisitzer hat die Ausmaße eines üblichen PKW. Die Weltumrundung soll demonstrieren, wie leistungsfähig und alltagstauglich nachhaltige Mobilität unter realen Bedingungen ist.

Solarauto der SolarWorld AG

Aunque el sol brille en el cielo, no podemos probar el auto solar porque no tiene las baterías cargadas. Así lo explica Matthias Drossel, estudiante de electrotécnica en la Escuela Superior de Bochum. En los últimos días, el sol no lució demasiado. Sobre todo, durante el último trayecto por  Bélgica.

Ha llegado el momento de que Drossel y el resto del equipo, formado por unas diez personas, aprovechen el sol de hoy. Han desatornillado los paneles solares del coche y los han colocado de manera tal, que la incidencia de los rayos sobre su superficie sea óptima. Necesitan cuatro horas para cargar por completo la batería, dice Drossel, tras echar un vistazo a su ordenador portátil. Como no podemos probar el coche, sencillamente nos acomodamos en los asientos del SolarWorld GT

Prohibido hacer trampas

La Escuela Superior de Bochum ha diseñado y puesto en marcha el auto solar con el patrocinio, como el propio nombre del coche indica, de la empresa SolarWorld. El objetivo era conseguir dar una vuelta al mundo solo con energía solar. El viaje ha durado un año. Australia fue el punto de partida. Después siguieron por EE. UU., Europa y Asia, hasta volver al punto de origen. Durante su aventura, no han utilizado energía eléctrica. Yago Albrecht, otro de los estudiantes, explica: “Queremos demostrar que es posible dar una vuelta al mundo solo con energía solar. Y si el sol no lucía, nos quedábamos parados esperando dos o tres días en el mismo sitio”.

Con el sol del mediodía, el coche puede moverse a unos 50 kilómetros por hora. Por la mañana y por la tarde, o cuando se conduce a mayor velocidad, se consume energía del acumulador instalado en el maletero. “Lo más rápido que fuimos fue a 110 kilómetros por hora“, dice Elbrecht. "Aquello fue en Nueva Zelanda, yendo montaña abajo“. 

Matthias Drossel, de la Escuela Superior de Bochum, explica las características del auto solar

Matthias Drossel, de la Escuela Superior de Bochum, explica las características del auto solar

Durante el viaje, dos coches convencionales de gasolina acompañaron al auto solar, transportando tanto el equipaje, como al equipo de la Escuela Superior de Bochum. Los estudiantes condujeron alternativamente y se preocuparon de que todo funcionara y de reparar el auto cuando fue necesario. “Me he tomado dos semestres de vacaciones para poder acompañar al convoy”, dice Elbrecht. “Pensé: nunca más en la vida tendrás la oportunidad de dar una vuelta al mundo y, menos aún, en un auto solar. Es, sencillamente, fantástico.“  

Algunas incomodidades

El volante del auto es pequeño y los dos únicos asientos bastante incómodos. No hay demasiado espacio. Una persona alta como Yago Elbrecht no puede sentarse con comodidad. Aunque, ciertamente, no todos los miembros del equipo son tan altos como él. 

Bastan un par de minutos dentro del auto para que comencemos a sudar. Naturalmente, no hay aire acondicionado, consumiría demasiada energía. Un par de ranuras en la parte delantera dejan que corra un poco el aire para refrescar el ambiente. “Pero en Australia hacía tanto calor, que no fue suficiente”, dice Elbrecht.

Tampoco hay calefacción. En las montañas de Arizona, el conductor debió abrigarse mucho para poder resistir. El auto carece de servofreno y dirección asistida. Como si se tratara de un deportivo, el conductor se sienta a una altura muy baja, cerca de la carretera, por lo que percibe todos los baches y ondulaciones del terreno.

Sonido traquetreante

Tras cuatro horas al sol, las baterías están nuevamente cargadas. Elbrecht, Drossel y los otros han vuelto a atornillar los paneles al auto. Desde el asiento del copiloto, experimento cómo funciona. Antes de partir, el conductor se pone un casco al que se incorpora un aparato de radio, con el que está en permanente contacto con sus compañeros de convoy. “¡Enciendo el motor!”, anuncia por el micrófono.

Gira la llave y empieza a zumbar el motor, algo más bajo que el de los coches convencionales. Cuando empezamos a tomar velocidad, suena algo más fuerte. Es un ruido incisivo, casi un traquetreo. Pero el conductor parece contento: todo va bien. “A partir de los 15 kilómetros por hora, el sonido vuelve a ser más discreto”, explica.

Autora: Brigitte Osterah/MS
Editora: Rosa Muñoz Lima

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema