La ventaja del local | Deportes | DW | 11.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Deportes

La ventaja del local

Jugar de local constituye una ventaja. Lo que era vox populi se ve confirmado ahora por un estudio, en el que las estadísticas arrojan resultados claros a favor de los equipos anfitriones.

default

Tarjeta roja para un visitante.

La discusión sobre los árbitros benignos con el equipo local es casi tan antigua como el propio en el fútbol. Los jueces enseñan más tarjetas amarillas a los equipos visitantes, y a los locales les dan más tiempo de descuento si lo necesitan, aunque lo hacen de forma subconsciente y cada vez menos.

Estudios de especialistas en deporte y economistas llegan a un mismo resultado. "Este tipo de distorsión está muy extendida en todas las ligas profesionales europeas y también de Estados Unidos", asegura Thomas Dohmen, director del Instituto de Investigación para el Mercado Laboral y la Formación Profesional de la Universidad de Maastricht, en Holanda. El académico reunió datos de doce fechas de la Bundesliga para llevar a cabo sus estudios sobre el fenómeno.

El subconsciente del árbitro

Flash-Galerie Fussball 1. Bundesliga 14. Spieltag 1. FSV Mainz 05 - 1. FC Nürnberg

El poder de las barras se expresa en decibelios.

Lo que también descubrió es que la parcialidad no se produce de forma consciente. Por ejemplo, los árbitros dan en promedio 22 segundos extra de tiempo de descuento cuando el equipo local está un gol por debajo de su adversario. "Ése es el tiempo exacto que se necesita para alcanzar de nuevo la portería rival. Puede ser, por lo tanto, decisivo", dice Dohmen.

Los penales y los goles concedidos de forma incorrecta también se registran, según sus datos, más frecuentemente del lado local. Las tarjetas amarillas, por el contrario, van destinadas preferentemente a los jugadores visitantes.

La presión de la hinchada

De acuerdo con las estadísticas, los visitantes reciben "media" tarjeta más por partido que el conjunto local, advierte Daniel Memmert, director del Instituto para la Investigación Cognitiva y Deportiva en la Escuela Superior de Deportes de Alemania, en Colonia.

El factor más importante en este contexto es el ruido que hacen los espectadores. Los experimentos habrían demostrado que los árbitros están más inclinados a mostrar tarjetas cuando hay hinchadas ruidosas, dice Memmert. "En el subconsciente el ruido se considera como un signo de que ahí hubo algo que merecía tarjeta amarilla", explica. Cuantos más espectadores haya y cuanto más cerca del campo se sienten, mayor es la probabilidad de una distorsión en el juego.

Otra versión

Para el ex árbitro Lutz Michael Fröhlich, director del departamento de árbitros de la Federación Alemana de Fútbol (DFB), este fenómeno tiene más que ver con lo que sucede sobre el campo.

"Es consecuencia de los diferentes sistemas de juego de los equipos", asegura. Según Fröhlich, "el equipo rival normalmente recibe más presión, tiene que defender más y por tanto hace más faltas".

Entrenamiento para el subconsciente

En Alemania, no obstante, los encargados se proponen afrontar el problema. La Escuela Superior de Deportes de Colonia desarrolla, bajo gran secreto, programas con los que los árbitros pueden entrenar su subconsciente. "Es una distorsión que lleva a decisiones que no son correctas", indica Memmert, acotando que es necesario abordar el problema para “hacer del juego algo más objetivo para todos los participantes".

En cualquier caso, la ventaja local estadísticamente demostrada se ha reducido cada vez más en las últimas décadas, advierte el investigador. (dpa)

Autor: Emilia Rojas/dpa

Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda