1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Gastronomía

¡La salchicha del futuro no tiene grasa!

Un carnicero alemán se propone arrasar en el mercado internacional con una nueva salchicha que (casi) no tiene grasa. El embutido cuenta con el aval del renombrado instituto de investigación Frauenhofer.

default

¡Buen provecho!

Se ve como una salchicha común y corriente. También huele como tal. Y sabe... bueno... casi como un salami cualquiera. Es un poquito más blanda, un poco diferente a lo habitual. Pero, en cambio, la salchicha de Josef Pointer posee una ventaja fundamental: en lugar de los habituales 25% a 40% de materia grasa, sólo tiene un ínfimo 2%. Una cantidad aún menor resultaría imposible, teniendo en cuenta que la materia prima sigue siendo la carne y ésta contiene siempre algo de grasa.

Algo totalmente diferente

Fue el público el que le dio la idea a Pointer, quien posee una carnicería en la región de Unterallgäu. “Cada vez eran más la clientas que llegaban a mi negocio diciendo que sus maridos no podían comer carne de cerdo o de vacuno”, explica el carnicero. A raíz de ello se propuso hacer algo “totalmente diferente”.

Naturalmente existen ya cecinas “light”. Sólo que las variedades de bajo contenido graso tienen en su mayoría un 10% y hasta un 20% de materia grasa. Todo lo que esté por debajo de esa marca se consigue únicamente añadiendo carne de ave. Pero eso no le agrada a Pointer. Su objetivo era fabricar con carne de cerdo y de vacuno una salchicha sin grasa, que realmente le resultara sabrosa a él y a su exigente clientela.

Nada de tocino

Pointer comenzó a experimentar en su propia carnicería. De partida, renunció a agregar tocino a sus embutidos. En lugar de grasa, utilizó agua para la mezcla. “Los primeros intentos fueron un desastre. Era peor que chicle”, relata. Pero en algún momento logró el resultado que deseaba.

Fitnesswurst wird verzehrt

Los expertos están encantados con su sabroso proyecto.

Josef Pointer se comunicó entonces con el Instituto Frauenhofer para Técnicas de Procedimiento y Empaque, anunciando que había resuelto un problema central de la alimentación. La respuesta fue una invitación a visitar el instituto, donde llegó por supuesto con una muestra de su salchicha. Pese al escepticismo inicial, el embutido convenció. Pointer pasó a formar parte de un equipo de desarrollo de productos y su larga experiencia laboral se complementó con el más avanzado know-how técnico. Entretanto, el carnicero y los expertos del Instituto Frauenhofer han elaborado todo un abanico de cecinas.

Interés internacional

La salchicha sin grasa bien podría convertirse en uno de los productos más exitosos del Instituto Frauenhofer, después de los reproductores de MP3. Un comerciante mayorista alemán se propone comenzar a distribuir en breve este embutido sin grasa, provisto de un sello científico. También los expertos en nutrición ven las ventajas del producto.

A nivel internacional ya hay interesados en la nueva salchicha. “En estos momentos estamos instalando una fábrica en Moscú, en conjunto con un empresario ruso”, señala un experto del Instituto Frauenhofer. Un socio de Pequín planea ofrecerla en hoteles internacionales. También se están llevando a cabo conversaciones en Estados Unidos, América Latina y algunos países europeos.

DW recomienda