1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Global Ideas

La reestructuración de los parques de Moscú pone en peligro su biodiversidad

Las autoridades de Moscú planean “renovar” esta ciudad de 12 millones de habitantes y darle un aspecto más “europeo”, pero los biólogos advierten que los espacios naturales están desapareciendo a una velocidad alarmante.

Un bloque monótono de apartamentos en apariencia interminable, fábricas con chimeneas humeantes, arterias de tráfico congestionadas con el estruendo de los coches, y una población de 12 millones de habitantes. Precisamente no es la imagen de una ciudad de gran riqueza natural. Sin embargo, Moscú ofrece una singular e inesperada diversidad biológica.

Vista desde el cielo, la capital rusa revela grandes espacios verdes entre los edificios, así como un puñado de grandes y pequeños parques – a menudo restos de bosques devorados por la expansión del siglo XX – que albergan especies raras de animales y plantas.

Pero esta diversidad se encuentra ahora amenazada. Aunque pudiera sonar como una contradicción, la promesa del alcalde, Sergei Sobyanin, de "devolver los parques, plazas y calles de Moscú a los moscovitas” podría dar el golpe de gracia a la abundancia natural de la ciudad.

Está en marcha una reestructuración de los espacios verdes de Moscú. El objetivo es darles un aspecto más "civilizado” y hacerlos más atractivos para la recreación. Los moscovitas aman sus parques, ya que ofrecen un escape del ruido y de los gases de la ciudad, por lo que muchos de ellos apoyan el plan de renovación.

Moscovitas tomando el sol en un parque de la ciudad. (Fuente: RIA Novosti)

Los moscovitas adoran sus parques, pero la nueva generación de parques paisajísticos podría poner en peligro los espacios verdes naturales de la ciudad.

Sin embargo, algunos biólogos se preguntan por qué es necesario "devolver” estos parques. Temen que las medidas urbanas, como ocurre a menudo, tengan consecuencias desastrosas para la biodiversidad de la ciudad. La vegetación de prados coloridos, sobre los que a veces crecen especies de plantas raras, a menudo se reemplaza por césped estéril, donde los insectos apenas pueden sobrevivir.

Los polinizadores golpean fuerte
Uno de los mejores ejemplos de esto es el Parque Tsaritsyno, al sur de Moscú, que ha sido rigurosamente "renovado”.

"Tiene un efecto directo sobre los abejorros, las mariposas, los insectos, que son especies importantes para la polinización. En algunos lugares, han desaparecido en el transcurso de una temporada”, cuenta la bióloga Ksenia Avilova a DW.

Añade que la falta de alimentos ha hecho que muchas especies comunes en las colinas de Krylatskoye, como el ave lavandera boyera (Motacilla flava), hayan disminuido o incluso desaparecido por completo. Asimismo, el ruiseñor ruso (Luscinia luscinia) también ha sufrido por la eliminación masiva de la maleza.

"Incluso si quedan algunas áreas dispersas con las plantas necesarias, suelen estar muy separadas y los insectos y aves no pueden cubrir distancias tan grandes en búsqueda de alimento”, continúa Avilova.

Abejas volando

Las abejas y otros polinizadores están desapareciendo a medida que se reemplazan los prados naturales por césped estéril.

Parque "ideal"

Los científicos creen que sus advertencias son ignoradas. "Los perros ladran, pero la caravana avanza, dijo una vez el alcalde Sobyanin sobre nuestras críticas”, recuerda Boris Samoilov, editor de la Lista Roja de Moscú, que enumera las especies animales y vegetales amenazadas en la capital rusa.

Un problema fundamental es la diferente percepción entre los expertos y quienes implementan los programas de renovación, según Samoilov. "Tienen su propia opinión sobre cómo debería ser la naturaleza”, aclara.

"Para ellos, lo principal es gastar el dinero que se ha asignado, y luego mostrar a todos lo mucho que se ha trabajado”, lamenta.

Samoilov también critica que estos funcionarios no estén interesados ​​en dejar la tierra verde tal y como es. "Lo que hacen es reemplazar prados naturales con césped, a menudo artificial, que da lugar a suelo estéril”, explica.

"Los caminos naturales serán cubiertos con pavimento y toda la zona será urbanizada”, dice. "Al final, tenemos un parque "ideal”, que todo el mundo admira y donde todo el mundo "se admira”, critica.

Depende de lo que se entienda por "verde”

Los biólogos también advierten que la eliminación de cualquiera de los hábitats naturales que quedan en Moscú afectará seriamente al microclima de la ciudad y acarreará graves consecuencias para la salud de millones de moscovitas.

Planificación para el parque. (Fuente: Geert Groot Koerkamp)

Los ecologistas critican los planes de “renovación” de los parques de Moscú, argumentando que se podría perder la biodiversidad de la ciudad.

Las autoridades de la ciudad no comparten esta opinión. Afirman que las superficies netas de áreas "verdes” en Moscú están aumentando, y ven el número de árboles recién plantados como un indicador clave de que las cosas solo están mejorando.

Según el alcalde Sobyanin, más de 4 millones de arbustos y árboles han sido plantados en la ciudad en los últimos años.

"Moscú es una de las metrópolis más verdes del mundo, sin embargo, sus áreas verdes necesitan constante atención y renovación”, dijo durante una sesión del ayuntamiento el pasado mes de diciembre.

Retrocediendo

La forma en que la ciudad de Moscú se ocupa de sus hábitats naturales va en contra de la tendencia actual en varias ciudades europeas donde, si es posible, se intenta expandir las áreas naturales en lugar de reducirlas.

Paradójicamente, sin embargo, las autoridades de Moscú afirman que quieren convertir la capital rusa en una ciudad europea "real”.

"El alcalde de Moscú no entiende que en Europa la actitud hacia las áreas naturales cambió hace mucho tiempo”, dice la bióloga Galina Morozova, que dirigió una vez el departamento de gestión de recursos naturales de la ciudad.

"Si tal "renovación”, como la que se está llevando a cabo en Moscú, fuera realizada en una ciudad europea, y con un coste tan alto, daría lugar a fuertes críticas y se consideraría una demostración del atraso de las autoridades de la ciudad”, concluye.

 

Autor: Geert Groot Koerkamp

 

DW recomienda

Enlaces externos