1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

La pintura del horror nazi

"Indescriptible: los artistas como testigos del Holocausto". Una exposición con ese título presenta en Londres obras de sobrevivientes de los campos de concentración nazis y otros que abordaron el tema artísticamente.

default

El Holocausto: un horror indescriptible.

Pinturas que capturan el impacto que tuvo el Holocausto sobre artistas que sobrevivieron a los campos de concentración nazis y obras de otros que reflejaron el tema durante las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial son las protagonistas de una nueva exposición que puede verse en el Museo Imperial de Guerra en Londres.

El arte como terapia

En el centro de la exposición se encuentran inolvidables imágenes de pálidos y crispados rostros y de oscuras cavidades oculares que miran fijamente, realizadas por los supervivientes del Holocausto Alicia Melamed Adams y Roman Halter, ambos huérfanos tras la guerra y asentados en Reino Unido. "Los pinté para mí, quería sacar el dolor de mi alma, pero no logras superar realmente experiencias de ese tipo. Te sientes culpable por haber sobrevivido cuando otros no lo hicieron", contó Adams durante una rueda de prensa de apertura de la muestra.

Adams, con su obra "The Parting is on display" sobrevivió a la guerra trabajando para el hijo de un sastre de la Gestapo después de que sus padres fueran asesinados en Polonia en 1943. Llegó al Reino Unido en 1960 y comenzó a pintar en 1963. "Pintar me proporcionaba el único consuelo que conocía y me ayudó a curar las heridas", contó.

Otro caso es el de Edith Birkin, sobreviviente del ghetto de Lodz en la Polonia ocupada por los nazis en 1941. Sus padres murieron un año después y su obra "A camp of Twins" (Campo de gemelos) muestra hileras de rostros impávidos que evocan la soledad de vivir en un campo lleno de extraños. "Quería mostrar que me sentía como un ser humano en un cuerpo extraño, muerto de hambre y demacrado, que había sido para siempre separado de sus seres queridos", contó.

Promesa personal

Halter, enviado a Auschwitz cuando era niño, sobrevivió al Holocausto convirtiéndose en trabajador del metal y después se formó como arquitecto. Su óleo "Transport" (Transporte) es una imagen de una Madonna y su hijo que recuerda una vidriera, mientras "Schlomo 1" rinde homenaje a su hermano, que murió ahorcado en un campo de concentración.

Halter, que ahora tiene 81 años, afirma: "Hice una promesa a mi abuelo cuando estaba muriéndose de hambre. Me llamó y me dijo, 'Si sobrevives, habla con claridad, dile al mundo que nosotros los judíos estamos siendo asesinados'". Su serie de siete pinturas llevan el título de "Memories of the Holocaust" (Memorias del Holocausto). El autor asegura que no pudo empezar a pintar hasta los años 70. "No recibí la llamada de la pintura hasta entonces".

La exposición incluye también obras de la artista contemporánea Jenny Stolzenberg, cuyo padre fue superviviente de Dachau, y del artista británico de la guerra Eric Taylor, uno de los primeros soldados británicos en entrar en el campo de Belsen, en Alemania, en abril de 1945. "Indecriptible", que puede verse hasta el 31 de agosto de 2009, es un intento de examinar las respuestas artísticas al Holocausto y su resonancia en la actualidad, explicó Ulrike Smalley responsable de la muestra.

DW recomienda