1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

La ONU pide el fin de los bombardeos sobre Alepo

El jefe humanitario de la ONU, Stephen O'Brien, demandó el fin de los bombardeos sobre la ciudad siria de Alepo y sus alrededores, que han obligado a decenas de miles de personas a huir y complican la entrega de ayuda.

En los últimos días, el área de

Alepo

ha sido escenario de una gran ofensiva del régimen sirio apoyada desde el aire por Rusia, que ha provocado una huida masiva de personas hacia la frontera turca. Según Ankara, ahora mismo hay unas 70.000 personas que se agolpan en la frontera, a las que las autoridades turcas están ofreciendo ayuda humanitaria, pero a quienes no se permite entrar en el país.

"La mayor necesidad y la mejor respuesta humanitaria es

que se detengan los bombardeos",

dijo O'Brien durante una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas. O'Brien, al igual que hizo este martes (9.02.2016) la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), pidió la apertura de esa frontera para los refugiados y para facilitar el suministro de ayuda a la población que continúa en la zona de Alepo.

"Mucha gente en movimiento"

Según el responsable humanitario de la ONU, las cifras de personas que esperan junto a la frontera fluctúan dado que muchos han decidido dar marcha atrás al encontrar los pasos cerrados. "Hay mucha gente en movimiento", explicó O'Brien, que subrayó lo peligroso de esa situación e insistió en la necesidad de que los bombardeos se detengan inmediatamente.

Según los servicios humanitarios de Naciones Unidas, si el Gobierno sirio y sus aliados lograr cortar la única ruta de escape actualmente disponible desde el este de la ciudad de Alepo unas 300.000 personas podrían quedar sin acceso a la ayuda humanitaria. Además, según estimaciones que facilitaron en un boletín urgente, entre 100.000 y 150.000 civiles podrían huir de la ciudad si las fuerzas gubernamentales siguen avanzando alrededor de Alepo.

Sin embargo, el viceprimer ministro turco, Numan Kurtulmus, aseguró el lunes que −en el peor de los casos− podrían llegar hasta la frontera hasta 600.000 refugiados. Según Kurtulmus, el objetivo de Turquía −que ya ha acogido a 2,5 millones de refugiados sirios− es ayudar a los que huyen dentro del propio territorio sirio.

Refugiados sirios, varados en la frontera con Turquía.

Refugiados sirios, varados en la frontera con Turquía.

Paso a Turquía abierto solo para heridos

Así que entretanto, y pese al pedido de Naciones Unidas al Gobierno de Ankara, para que este acoja a todos los sirios que huyen de los bombardeos en Alepo, Turquía abrió sus fronteras por el paso de Bab al Salameh para permitir únicamente la entrada de refugiados heridos. Estos, según informó un portavoz de la organización humanitaria IHH, están siendo atendidos en hospitales turcos.

En la zona están actuando ahora mismo, entre otras, organizaciones turcas como IHH y la Agencia de Desastres y Emergencias turca (Afad), así como el Programa Mundial de Alimentos (PMA). Esta última organización explicó se están repartiendo alimentos entre los necesitados en la ciudad de Asas y anunció que en los próximos días se prestará ayuda a más de 20.000 personas.

¿Intervención de la OTAN?

En tanto, los ministros de Defensa de los países de la OTAN debatirán este miércoles una posible participación de la Alianza en la lucha contra los traficantes de personas que actúan entre Grecia y Turquía. La canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu, se mostraron el lunes

partidarios de que la OTAN intervenga en ese sentido.

No obstante, el embajador estadounidense ante la alianza, Douglas E. Lute, señaló que por el momento no ha llegado ningún pedido formal de respaldo a la organización. No está descartado que participe la OTAN, indicó Lute, pero la responsabilidad por el manejo de la crisis migratoria seguirá estando a cargo de la

Unión Europea,

destacó.

RML (efe, dpa)

DW recomienda