1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

La niña alemana y la yihad

Ninguna otra organización terrorista controla los medios sociales tan perfectamente como el Estado Islámico. Muchos seguidores son reclutados por Internet. Y para chicas como Linda W. hay una estrategia especial.

¿Cuál es el sentido de mi vida? Una pregunta que se hacen casi todos los adolescentes en algún momento y a la que buscan una respuesta. Es posible que Linda W. también buscara una respuesta a esa pregunta cuando cayó en la red del Estado Islámico (EI).   

¿Pero qué es lo que atrae a las niñas y las lleva a unirse a una organización terrorista como el Estado Islámico? La mayoría parte de la base de que se convertirán en fieles esposas y madres, que transmitirán la ideología a la próxima generación. A primera vista esto no suena particularmente tentador para adolescentes. Pero todo depende de cómo se empaquete.

Historias de amor y gatitos

"Existen una campaña especialmente adaptada a mujeres y niñas", dice Susanne Schröter, etnóloga de la Universidad de Fráncfort y experta en sociedades islámicas. Según ella, el Estado islámico mantiene blogs que cuentan sobre historias de amor de chicas que viajaron al "califato" y guerreros valientes. "Particularmente exitosos fueron unos videos que mostraban a luchadores del EI con pequeños gatitos", cuenta Schröter. El mensaje es obvio: el yihadista no sólo es fuerte y valiente sino también un protector cariñoso.    

Prooaganda del EI en Twitter

Prooaganda del EI en Twitter

El Estado Islámico tiene un departamento enorme dedicado a las redes sociales, dice Susanne Schröter. Según ella, maneja de manera perfecta plataformas como Twitter, Facebook, YouTube, Instagram y Snapchat. Y elabora campañas dirigidas especialmente a adolescentes.

Los cebos están en la red.

Puede ser que todo empiece con un simple interés general por el Islam relacionado con la búsqueda del sentido de la vida, dice el sociólogo Stephan Humer, que investiga el tema del terrorismo y extremismo en Internet. En los primeros días del Estado Islámico, Humer y sus colegas descubrieron que la simple búsqueda de términos como "yihad" o "sharía" conducía directamente a páginas con conexiones al Estado Islámico. De esta manera, el Estado Islámico interceptó a curiosos y los alineó con información de color islamista. "Quién quisiera saber más era introducido en foros donde entraba en contacto directo con islamistas", dice Humer.

Dschihad-Kämpfer im Irak (picture-alliance/AP Photo)

Luchadores del Estado Islámico en Irak

Comunidad, apoyo y familia

"Es la psicología clásica", dice el sociólogo Humer. Ya sea en el supermercado, la mezquita o en foros online: una persona a la que se ofrece ayuda, consejo o información está más inclinada a comprar lo que se le ofrece. "El Estado Islámico ofrece es una comunidad y el apoyo que muchos adolescentes buscan", dice Humer. La promesa es: Vente con nosotros, nuestra comunidad no deja nada que desear. El trecho entre creerse ese mensaje y marcharse hacia el "califato" no es muy largo.  Es muy difícil hablar con jóvenes que ya se encuentran en el proceso de radicalización, dice la etnóloga Schröter. Es posible que el mundo de fantasía que se forjó Linda W. sobre el "califato" haya sido destrozado por su experiencia en Mosul. Pero no es seguro.

Autora: Julia Vergin (GG)