1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

La mayoría de los que viajaban en el camión de Texas eran mexicanos

El conductor, de 60 años, alegó desconocer que hubiera indocumentados en el camión. Ha sido acusado por las muertes, por lo que podría enfrentarse a una condena a muerte.

Por lo menos cuatro mexicanos figuran entre los diez migrantes que murieron en un tráiler abandonado en el estacionamiento de un supermercado en la ciudad estadounidense de San Antonio, informó el lunes (24.07.2017) el Gobierno de México. Con cifras preliminares, el consulado general de México en San Antonio informó de que en el camión había 39 personas, de las que 25 eran de nacionalidad mexicana.

De acuerdo con el Ministerio de Relaciones Exteriores de México, de los 29 hospitalizados 21 son mexicanos. Otros dos son guatemaltecos, según habían informado el domingo las autoridades del país centroamericano, y de seis aún falta confirmar la nacionalidad. "El Gobierno de México reitera sus condolencias a los familiares de las personas que perdieron la vida en este lamentable incidente", expresó la Cancillería.

"Cabe señalar que esta información es preliminar y se estará actualizando conforme se tengan mayores datos", agregó. Algunos de los sobrevivientes dijeron que unas 100 personas eran trasladadas en el camión, pero las autoridades señalaron que se encontraban 39 migrantes en el tráiler. El camión fue descubierto la noche del sábado por un empleado del supermercado, que llamó a la Policía después de que una persona le pidiera agua desde el camión. 

Este lunes se informó también de que el conductor del camión en que murieron los inmigrantes por permanecer encerrados y sin ventilación en su interior fue acusado por estas muertes, por lo que afronta una posible condena a muerte. El camionero, identificado como James Bradley, de 60 años y natural de Clearwater (Florida), dijo a la policía desconocer que en su camión hubiera inmigrantes hasta que, alertado por los golpes, abrió el remolque y decenas de inmigrantes comenzaron a salir.

LGC (dpa/EFE)

DW recomienda