1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

"La lucha contra el zika unirá a Latinoamérica"

La Celac convocó a reunión sobre el zika en Montevideo. ¿Logrará la región enfrentar el nuevo reto? DW habló con Wilmer Marquiño, experto en prevención de enfermedades de la Organización Panamericana de la Salud.

DW: El virus del zika se ha convertido en un nuevo reto para América Latina. ¿Cuál es la actual evaluación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS)?

Wilmer Marquiño: La rápida diseminación de esta enfermedad preocupa a la Organización Mundial de la Salud, como lo expresó este 28 de enero en Ginebra. Primero, porque se trata de un virus “nuevo” y hay millones de habitantes susceptibles a la infección. Segundo, la amplia expansión del virus en el continente americano, con excepción de Chile y Canadá; y tercero: el efecto del cambio climático, cuyo calor y humedad favorecen el crecimiento de los mosquitos transmisores de más enfermedades. Un conjunto de factores que han puesto en alerta a todos los países de la región.

¿Tiene la OPS un plan para hacerle frente a este nuevo virus?

Wilmer Marquiño, asesor en prevención y control de enfermedades de la Organización Panamericana de la Salud, Colombia.

Wilmer Marquiño, asesor en prevención y control de enfermedades de la Organización Panamericana de la Salud, Colombia.

Desde el momento en que aparecieron los primeros reportes del zika en el continente, en mayo de 2015, los países de América empezaron a poner en práctica las recomendaciones de la Organización Panamericana de la Salud. Desde ese momento hemos lanzado cinco alertas epidemiológicas con el fin de orientar a los países afectados. Cada país ha venido implementando estrategias para la vigilancia de la llegada de la epidemia. Además, los países han venido mejorando sus capacidades de dignosticar de la infección. Gracias a las recomendaciones de la OPS, basadas en el avance de las investigaciones científicas, han ido tratándose los casos de infecciones cada vez mejor. Además, se han elaborado guías y protocolos para manejar estos casos. La prevención es muy importante, así como la eliminación de criaderos y la protección personal. Los países están también adelantando investigaciones científicas para poder tomar las medidas adecuadas.

El zika amenaza con sobrepasar las dimensiones conocidas de una pandemia. ¿Qué tan preparada están América Latina y la OPS para hacerle frente a este reto?

La OPS tiene más de 100 años de fundada. Y si bien, el zika es un nuevo problema, los países miembro de la OPS ya tienen una larga experiencia en el tratamiento del “vector”, o sea el mosquito trasmisor. Recordemos que se trata del mismo mosquito que transmite el dengue, el chikunguña y la fiebre amarilla. La OPS tiene una larga historia de acompañamiento y cooperación con los Estados miembro.

La Celac ha convocado a una reunión de emergencia. ¿Con cuáles herramientas llegan los países latinoamericanos a Montevideo?

Con los análisis y las estrategias diseñadas por cada país para hacerle frente al zika. Los países de América Latina afectados por el zika llegarán a Montevideo para estandarizar las medidas y conocer las dimensiones de lo que está pasando, lo que servirá para tomar las medidas comunes necesarias, así como para elaborar estrategias intergubernamentales.

Los países latinoamericanos no son precisamente un ejemplo de trabajo común para resolver problemas comunes. ¿Cree que lo lograrán ahora?

Nosotros somos optimistas sobre que se van a desarrollar estrategias comunes. En el caso del mosquito ya hay trabajos bilaterales (Colombia y Brasil desarrollan proyectos científicos compartidos de esterilización de mosquitos, por ejemplo.). El riesgo que comparten los países latinoamericanos los llevará a reforzar aún más la cooperación para hacerle frente a esta enfermedad.

¿Qué lo lleva a pensar que lo que no funciona en el campo económico, por ejemplo, funcione en la salud entre los países América Latina?

La salud es un campo muy interconectado entre los países de América Latina. Para todos los países de la región la salud es una prioridad. Todas las iniciativas de integración también lo consideran. El mosquito trasmisor del zika no conoce fronteras, así que a un riesgo común, los países latinoamericanos responderán con estrategias comunes. El trabajo multisectorial es clave en esta lucha contra el mosquito. No solo los ministerios de salud, de educación, de agricultura deben trabajar juntos, sino que se necesita la activa participación de la sociedad civil y la industria privada. La lucha contra el mosquito trasmisor va a unir más a América Latina.

DW recomienda