La Izquierda Radical no logra formar gobierno en Grecia | Europa | DW | 09.05.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La Izquierda Radical no logra formar gobierno en Grecia

Socialistas e izquierdistas radicales mostraron puntos de vista opuestos en cuanto a declarar nulos los programas de ahorro presupuestal. Ahora tocará a los primeros el intento de formar gobierno.

La segunda ronda de conversaciones para formar un gobierno de coalición en Grecia fracasó hoy, después de que el líder de la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza), Alexis Tsipras, no llegara a un acuerdo al respecto ni con los conservadores ni con los socialistas.

Tsipras se reunió en la tarde de hoy con el líder de los conservadores (Nueva Democracia), Antonis Samaras, poco después de no lograr un acuerdo con los socialistas (Pasok) liderados por Evangelos Venizelos.

"El señor Tsipras quiere algo totalmente distinto que nosotros", lamentó Samaras. "Quiere declarar nulo el paquete de ahorro. Será una catástrofe para el país", dijo el líder conservador, cuyo partido dice estar dispuesto a respaldar a cualquier gobierno a condición de que Grecia no abandone la eurozona.

Tsipras, líder de Syriza, el segundo partido más votado en las elecciones parlamentarias del domingo, devolverá este jueves el mandato al presidente del país, Karolos Papoulias, quien a su vez encomendará la tarea a los socialistas, tercera fuerza tras los comicios.

El lunes los conservadores ya habían fracasado en el intento. De fracasar todas las negociaciones, el país tendrá que volver a votar en 30 días.

"Sugerí la cooperación con todos los partidos que están a favor de permanecer en la eurozona. Esto también está dirigido a la coalición de izquierda", aseguró Venizelos.

Según Venizelos, Tsipras le ofreció la formación de un gobierno más amplio que congele todas las medidas de ahorro. Pero el socialista rechazó esta propuesta porque podría significar un quiebre con la Unión Europea (UE).

El líder de los izquierdistas radicales griegos había anunciado previamente que enviaría este miércoles una carta a la Comisión Europea y al BCE en la que da por anulado el programa de reformas.

En opinión de Tsipras, "el pueblo griego" ha decidido esta anulación de los acuerdos en las elecciones del pasado domingo, al no haber dado una mayoría "a los partidos que apoyan el programa de estabilización", dijo su colaborador Panagiotis Lafazanis hoy en la televisión local.

Presión de Berlín y Bruselas

En tanto, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, pidió respetar los acuerdos pactados. "Entre Grecia y la eurozona hay un acuerdo. Y Grecia lo debe respetar", aseguró.

La canciller alemana, Angela Merkel, tuvo que salir al cruce de las voces que desde su propia coalición de gobierno amenazaron hoy a Grecia con una expulsión de la eurozona.

"Siempre dije que la superación de la crisis es un proceso largo y agotador. Y siempre quise resolverlo con Grecia como miembro de la eurozona. Nada ha cambiado en esto", dijo la canciller en declaraciones que publica mañana el diario "Passauer Neue Presse".

Merkel volvió a pedir a Grecia que cumpla los compromisos de ahorro que adoptó con la llamada troika formada por la Comisión Europea, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Central Europeo (BCE).

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, advirtió que el pueblo griego debe decidir si continúa en la eurozona o no. "Si decide no permanecer no podremos obligar a Grecia", consideró.

El desconcierto por el futuro de Grecia tras las elecciones parlamentarias del domingo movió incluso a un directivo del Banco Central Europeo (BCE) a mencionar por primera vez la posibilidad de que el país tenga que salir del euro.

"Si quiere seguir siendo miembro de la eurozona, Grecia tiene que dejar en claro que no hay ninguna alternativa a los programas de reforma acordados", dijo Jörg Asmussen, miembro del directorio del BCE, en una entrevista que publica hoy el diario alemán "Handelsblatt".

Asmussen aclaró que no hay ninguna posibilidad de que el futuro gobierno en Atenas pueda renegociar con el BCE los ajustes.

El tiempo apremia porque antes de mediados de mayo Grecia tiene que tener un gobierno estable. Atenas deberá implementar pronto las medidas de recorte acordadas con la UE y el FMI para recibir un nuevo paquete de ayudas. Para junio necesitaría 30.000 millones de dólares, sin los que podría tener que declarar la suspensión de pagos.

La Izquierda Radical, un movimiento que reúne a diversos grupos, tiene 52 diputados en el Parlamento de 300. Junto con sus aliados de la Izquierda Democrática suman 71 escaños, pero hacen falta 151 para una mayoría.

También se conoció que Tsipras pidió una entrevista con el nuevo presidente francés, François Hollande. El dirigente quiere hablar con el socialista galo sobre la necesidad de una nueva política financiera en Europa que lleve al crecimiento y al empleo, según dijeron fuentes de su partido que cita el diario francés de izquierdas "L'Humanité".

Fuente: DPA

Editor: Enrique López

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema