1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

“La integración requiere trabajo”

No es la primera vez que oleadas de inmigrantes llegan a Alemania y el país no siempre ha manejado la integración de migrantes de manera exitosa. La experta Franziska Woellert explica las razones.

Deutschland Migranten Integration Deutsch-Kurse

Curso de Alemán para la integración de los migrantes

Señora Woellert, si miramos las primeras fases de inmigración en Alemania, por ejemplo a los inmigrantes conocidos como “trabajadores invitados” (Gastarbeiter en alemán) y sus descendientes, ¿a qué conclusiones se pueden llegar de esa experiencia?

Franziska Woellert: Hasta el día de hoy Alemania siente las repercusiones de haber desaprovechado las oportunidades de la integración. La gente era vista como “invitados”, y eso significaba que ciertamente no estaban integrados. Todo lo que sucedió en términos de integración fue hecho por ellos mismos (los inmigrantes) y enfrentando muchos obstáculos.

Con respecto a la integración, ¿qué distingue a los diferentes grupos étnicos?

Los grupos étnicos difieren mayormente en su tiempo de llegada. La mayoría de trabajadores invitados no intentaban estar por largo tiempo; además vinieron sobre todo para hacer trabajos muy básicos, por lo que su nivel de educación también era bajo. Esto aplicaba a muchos inmigrantes de Europa del sur, pero también a un gran grupo de inmigrantes turcos. Y considerando que no se implementaron medidas reales de integración, la segunda y tercera generación de esos migrantes no han podido compensar, en parte, la falta de educación de la primera generación.

¿Por qué fue diferente para los iraníes que llegaron a Alemania después de la caída de Shah (revolución iraní) en 1979?

Para ellos la integración fue más fácil en Alemania porque eran gente, en su mayoría, de clase económica alta, con buena educación y mejor situación financiera. Ellos estaban mejor preparados y capacitados.

En el caso de peticiones de asilo, no se considera el nivel de educación de los aplicantes. Sin embargo, el ministro del interior Thomas de Maiziere, dijo que al menos el 20% de los adultos refugiados que llegan a Alemania son analfabetos. ¿Qué significa esto para la integración?

Primero, esos valores son solo estimados. Al momento, no tenemos idea acerca del nivel de educación de los refugiados. Entre ellos, es probable que se encuentre gente con muchas capacidades, como académicos por ejemplo. Pero por supuesto también hay gente con un bajo nivel de educación y tendremos que afrontar ese reto. Mucha gente no solo tendrá que aprender alemán, además necesitará educación básica. Por ahora, es muy temprano para conocer los cifras exactas.

Franziska Woellert vom Berlin-Institut für Bevölkerung und Entwicklung

Franziska Woellert trabaja en el Instituto de Berlín para la Población y el Desarrollo.

¿En todo caso, usted ha indicado que frecuentemente la integración se lleva a cabo en los lugares de trabajo?

Exactamente y lo mismo pasa con los refugiados. Ellos no dejan sus países porque no quieren vivir en ellos, sino porque no pueden estar en ellos. Tienen mucha motivación cuando llegan, ya que desean construir una vida mejor para ellos y sus familias. Tienen mucha motivación para actuar, trabajar y deberían tener la oportunidad para hacerlo. No hay nada más frustrante que llegar a un sitio seguro solo para estar condenado a la desocupación. Una de las principales tareas es dar a la gente la oportunidad para que se haga cargo de su propio destino.

Una gran afluencia de personas está llegando a Alemania. ¿Este “gran número” pone límites al proceso de integración?

Ambos lados deben tomar parte en el proceso de integración. Hasta el momento, los alemanes han mostrado enorme tolerancia y apertura para recibir a los refugiados. Nadie sabe hasta cuánto durará este proceso. Pero es extremadamente importante que la aceptación social se mantenga, ya que esto garantizará la integración de los refugiados a largo plazo.

¿Qué debemos hacer nosotros y los migrantes para que la integración sea exitosa?

Hasta el momento, ambas partes están extremadamente deseosas de aproximarse la una a la otra. Nosotros deberíamos mantener ese entusiasmo una vez que pase la emoción del momento. La integración de los refugiados es una tarea que nos acompañará por las próximas décadas y ambas partes deben asumir responsabilidad. La mayoría de los refugiados están simplemente felices de estar a salvo y esperan encontrar buenas perspectivas aquí. Tenemos que asegurarnos que esta esperanza no se convierta eventualmente en frustración, cuando se den cuenta de aquellas cosas que no pueden hacer. Y los alemanes deben asegurarse que su disposición para ayudar no se torne en frustración, cuando se den cuenta que la situación no es perfecta y que cada refugiado no estará eternamente agradecido. Sin embargo como en cualquier coexistencia, tenemos que mostrar tolerancia por el cambio y adaptarnos mutuamente.

Franziska Woellert trabaja en el Instituto de Berlín para la Población y el Desarrollo. Ella es co-autora del estudio “Nuevo potencial” publicado en el 2014 con el tema de la integración en Alemania.