1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

La impunidad refuerza los ataques a la libertad de prensa

Nueve de cada diez asesinatos de periodistas en todo el mundo permanecen impunes, afirma la Unesco. Después de México, Brasil es el país con más casos en América Latina.

El 2 de noviembre fue seleccionado por la Unesco como el Día Mundial para el Fin de la Impunidad en los Crímenes contra Periodistas. Pero profesionales como Lúcio Flávio Pinto, que desde hace 49 años trabaja como reportero en Brasil, tienen pocos motivos para celebrar. Sus reportajes denunciando corrupción y fraudes (uso de documentos falsos para la apropiación de tierras públicas en la región amazónica) le han valido premios, pero también decenas de demandas judiciales, agresiones físicas y amenazas de muerte. Todas permanecen impunes.

“La ironía es que durante el régimen militar fui procesado solo una vez, y el caso fue archivado. Desde 1992, en un régimen democrático, fui sujeto a 33 procesos con cinco condenas. El objetivo es callarme. Eso prueba que vivimos en una democracia formal, mas no en una democracia real, ya que los intereses de los grandes grupos predominan sobre los del público”, dice Pinto.

El año electoral 2014 fue violento para los periodistas brasileños. Persecuciones, amenazas, acoso, intimidaciones e incluso asesinatos parecen ser cosa de rutina. Según la Federación Nacional de Periodistas, en 2014 fueron asesinados tres periodistas y más de cien sufrieron algún tipo de agresión. En total se produjeron 129 episodios de violencia, menos que los 181 de 2013. Pero los números engañan. También fueron asesinados tres conductores de radio y un bloguero, crímenes que no constan en la cifra de agresiones a periodistas pues estos profesionales no pertenecen oficialmente a esa categoría laboral.

En 2014, 40 asesinatos en el continente americano

Nueve de cada diez asesinatos de periodistas en todo el mundo permanecen impunes, indica el reporte “Tendencias Mundiales del Desarrollo de los Medios y la Libertad de Prensa”, divulgado este lunes (02.11.2015) por la Unesco. Entre 2014 y 2015, sigue el documento, por lo menos 40 periodistas o profesionales de la comunicación fueron asesinados tan solo en el continente americano, dice la Relatoría Especial para la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

En el “Índice Global de Impunidad 2015” elaborado por el Comité para la Protección de Periodistas, México ocupa el octavo lugar en cuanto a la falta de castigo a los agresores de periodistas, con 19 homicidios no esclarecidos. Brasil se sitúa en el escalafón 11, con 11 asesinatos no resueltos.

Para el jefe de Reporteros sin Fronteras en América Latina, Emmanuel Colombié, la situación es preocupante. “En el caso de Brasil, con su enorme extensión territorial, la Justicia no hace su trabajo, y la corrupción es un tema central. En áreas remotas, donde hay tráfico de drogas y de armas, las investigaciones de crímenes contra periodistas no avanzan porque afectan no solo a todo tipo de delincuentes, sino también a políticos”, afirma.

“La actual polarización política dificulta el trabajo”, asegura Altino Machado, periodista que ha denunciado fraudes que involucran a políticos brasileños. “Con las redes sociales, cualquier cosa que se publica se vuelve más intensa, recibe críticas, reclamaciones y amenazas. Todo es recibido de manera extrema a uno u otro lado del espectro político”, dice.

Establecer cifras concretas sobre este tipo de crímenes es un desafío tanto en Brasil como en el mundo entero. Según la Unesco, apenas 24 de los 57 Estados miembros proporcionaron información sobre los casos de agresiones a periodistas en 2014. Este 42 por ciento es una cifra muy baja, y sin embargo, es casi el doble del 22 por ciento registrado el año anterior.


DW recomienda