1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

"La ideología del Estado Islámico sigue siendo un peligro"

El Estado Islámico ha perdido Mosul. Raqqa está a punto de rendirse. Pero la milicia terrorista no va a desaparecer. El experto Guido Steinbach habla con DW sobre el atractivo del grupo.

Deutsche Welle: El Estado Islámico (EI) ha sufrido una derrota en Mosul y su capital Raqqa está por caer. ¿Cuáles son las opciones que aún tiene el EI?

Guido Steinbach: El Estado Islámico seguirá siendo un problema por mucho tiempo. La pregunta es de qué manera. Dejará de ser un "Estado", por así decirlo, y será muy difícil para ellos recuperar ese poder. En mi opinión, el EI es una organización iraquí. En los últimos meses observamos que el EI se mueve en la dirección en la que ya se dirigió el 2006. En primer lugar, intenta garantizar su financiación en Irak. En segundo lugar, trata de matar a enemigos clave y, en tercer lugar, comete ataques terroristas que causan atención a nivel internacional. Estos son los tres pilares de la estrategia del presente y del futuro del Estado Islámico.

 

Más información:

-Mosul no es el final del Estado Islámico

-Estados Unidos no puede confirmar muerte de Al Bagdadi

 

Hablando de la financiación, recientemente hubo muchas iniciativas para cortarla. ¿Tendrán efecto?

No. El Estado Islámico se encuentra en un país muy rico. Ha logrado en el pasado financiarse allí y lo logrará también en el futuro. La pregunta es: ¿Cómo y dónde exactamente?

La batalla por Mosul se llevó a cabo con gran brutalidad. La ciudad, especialmente el casco antiguo, quedó en ruinas. ¿Se encuentra el Gobierno iraquí en condiciones de organizar la reconstrucción, también para impedir el retorno del EI?

La situación en Irak es sin duda mejor que en Siria. Irak por lo menos tiene un gobierno que funciona. Pero hay que preguntarse cuáles son los objetivos del gobierno en Bagdad para Mosul. El Gobierno iraquí es dominado por islamistas chiitas y ellos se encuentran bajo la influencia de Irán. Una gran reconciliación con los sunitas en Mosul parece improbable. Y por ello no habrá solución para el problema fundamental que originó al Estado Islámico.

¿Cuál es exactamente ese problema fundamental?

El problema fundamental es el levantamiento en Irak después de 2003. De los grupos insurgentes sólo sobrevivió el EI, al principio como brazo iraquí de Al Qaeda. Esta organización se ha beneficiado enormemente del hecho de que los sunitas han sido completamente marginados del poder político en Irak, que ahora es fuertemente dominado por Irán y los partidos chiitas. Este es el problema de la política iraquí y yo no veo un cambio fundamental.

¿Se ha dañado la "marca" Estado Islámico por la derrota en Mosul y cómo afectará esto el reclutamiento de seguidores?

Es imposible pronosticar algo al respecto. El Estado Islámico ha sido enormemente atractivo, mucho más que todas las anteriores organizaciones terroristas. Por lo tanto, su ideología sigue siendo un peligro. Su ideología tuvo tanto éxito porque el EI podía reclamar una cosa: ser un Estado. Muchos salafistas en todo el mundo sueñan con tener de nuevo un califato como en el siglo VII. El califato del Estado Islámico dejó de serlo y el nuevo califa probablemente ya ha muerto. ¿Le queda algo al EI que pueda ofrecer a nuevos seguidores? Aún no lo sabemos.

Guido Steinbach es experto en estudios musulmanes y en terrorismo de la Fundación Ciencia y Política en Berlín (SWP). 

Autor: Matthias von Hein (GG/DZC)

DW recomienda