1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La frontera macedonia: una trampa para migrantes

Mientras sube el tono del debate sobre cómo detener el flujo de migrantes y refugiados procedentes de Grecia, Macedonia ha empezado a cerrar su frontera. Pavlos Zafiropoulos reporta desde Idomeni.

Muchos refugiados se han quedado varados en el campamento griego de Idomeni, puesto que Macedonia ha cerrado varias veces su frontera con el vecino sureño. “Esto causa estrés y las personas necesitan ayuda psicológica adicional, sobre todo las madres”, dice Despina Filippidaki, de la Cruz Roja Helena. En octubre y noviembre pasado, el número de niños que han llegado al campamento ha aumentado en cerca de un 20 por ciento, en enero aumentó casi un 40 por ciento. “Imagínese el estrés que sienten las madres que tienen que cuidar a sus hijos pequeños bajo estas condiciones, sin saber cuándo podrán irse de aquí”.

“Plan B” gana adeptos

Mientras que Macedonia intenta ralentizar el flujo de solicitantes de asilo que atraviesa el país rumbo al norte de Europa, un llamado “Plan B” para sellar completamente la frontera macedonia con Grecia gana cada vez más adeptos en Europa. En una reciente entrevista concedida al Wall Street Journal, el ministro de Relaciones Exteriores de Macedonia dijo que “no estamos a tres meses, sino a semanas” de cerrar el paso a los refugiados procedentes de Grecia.

A fin de evitar que el campamento de Idomeni colapse, las autoridades griegas han ralentizado el avance de los migrantes que arriban a las costas del país, obligando a los autobuses que los transportan a hacer paradas en las gasolinerías a lo largo del camino. Así, un viaje de ocho horas se convierte en una travesía de hasta varios días. Asimismo, de entrada se trata de impedir que los migrantes que no posean documentos que los identifiquen como ciudadanos sirios, afganos o iraquíes lleguen al campamento.

Campamentos provisionales en las gasolinerías a lo largo de la ruta hacia Idomeni.

Campamentos provisionales en las gasolinerías a lo largo de la ruta hacia Idomeni.

Si bien existen informaciones acerca de que se están diseñando planes a nivel europeo para lidiar con la crisis humanitaria que resultaría de un cierre definitivo de las fronteras, estos no han sido discutidos con las organizaciones que cada día brindan asistencia humanitaria sobre el terreno. Todas aseguran que no cuentan con ninguna información sobre cómo prepararse para los próximos días y semanas, aparte de lo que dicen los medios.

En los últimos años, cientos de miles de migrantes han pasado por la región, y solo dos refugiados han muerto. Las ONG y los voluntarios han sabido gestionar eficazmente la crisis. No obstante, el campamento de Idomeni podría pronto volverse obsoleto, si se llegara a sellar definitivamente la frontera.

Traficantes de personas

También los traficantes de personas esperan ansiosos las decisiones que se tomarán en Europa, para establecer nuevas rutas clandestinas en países por los que no es posible pasar legalmente. Desde noviembre, cuando Macedonia empezó a rechazar a migrantes que no procedían de Irak, Siria o Afganistán, los “coyotes” han regresado a la región, ofreciendo llevar a los migrantes de otras nacionalidades a través de los Balcanes.

Mientras más se benefician los grupos criminales de las rutas ilegales de migración, más aumentan otras formas de criminalidad como el tráfico de personas y la explotación sexual. Los miles de menores que emprenden solos el viaje al norte de Europa son especialmente vulnerables.

DW recomienda