1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

La Fed: a grandes males, grandes remedios

La inyección billonaria que realizará la Reserva Federal estadounidense para apoyar los mercados crediticios provoca temores de inflación en Europa, sin embargo expertos coinciden en que no hay otra alternativa.

default

Un corredor de Fráncfort celebra la recuperación del DAX.


La decisión sorprendió a analistas en ambos lados del Atlántico. Aunque en general la reacción fue de apoyo a una medida que tiene por objeto promover la recuperación económica, en Europa hay temores ante posibles efectos inflacionarios. La reacción inmediata de los mercados financieros fue de júbilo. Las cotizaciones del oro, de los mercados accionarios y de préstamos subieron fuertemente. También el tipo de cambio del euro frente al dólar recibió un fuerte impulso por segunda jornada consecutiva. La moneda europea superó hoy la marca de 1,37 frente al billete verde (su cotización previa era de 1,35).

En un comunicado el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal anunció que comprará hasta 300.000 millones de dólares en Bonos del Tesoro de largo plazo en los próximos seis meses y que adquirirá valores de hipotecas por otros 750.000 millones de dólares hasta alcanzar un volumen de un valor de 1,25 billones de dólares. La Fed mantuvo la tasa de interés de referencia en su mínimo histórico de un margen entre 0 y 0,25 por ciento. Este nivel fue adoptado el año pasado como una medida sin precedentes para paliar la crisis.

Commerzbank Rettungspaket Finanzkrise

Sede del Kommerzbank en Fráncfort.

La opción más agresiva

“La Reserva Federal se mantiene fiel a si misma”, afirmó el economista del banco Commerzbank, Bernd Weidensteiner en una entrevista al diario Berliner Morgenpost. El experto subraya que en todas las disyuntivas que se le han presentado a raíz de la actual crisis financiera, la Fed ha optado siempre por la solución más agresiva. Asimismo sorprenden las dimensiones de la inyección financiera. ¿Será que lo peor de la crisis podría estar aún por venir?

En la década de los 90, cuando Ben Bernanke era profesor de economía, dijo durante un seminario que “en una situación de crisis, la Fed compraría hasta salsa Ketchup si fuera necesario”. Con esta frase el actual custodio de la política monetaria y la estabilidad del sistema financiero estadounidense dejó en claro que ante una recesión la Fed no sólo tiene la obligación de bajar las tasas de interés. El banco central también debe estar preparado para comprar títulos de deuda y de valores para estabilizar los mercados. Ahora ha cumplido su palabra.

Con la compra de Bonos del Tesoro la Fed pretende reducir las tasas de interés de largo plazo para impulsar el mercado crediticio. Al darse a conocer la medida las tasas de interés de dichos bonos bajaron en 0,5 hasta situarse en 2,5%.

Japan Finanzkrise Zentralbank in Tokio Gebäude

El Banco Central de Japón tuvo que intervenir en los mercados financieros.

No es una nueva receta

El primer país que puso en marcha una acción similar en el mundo fue el Banco Central de Japón en el 2001 en un momento en el que el país se encontraba en medio de una profunda recesión. Sin embargo la Fed actúa más agresivamente que entonces su contraparte nipona. El experto Stefan Grothaus, economista del banco WGZ augura éxito. “Cuando los bancos adoptan este tipo de remedios, es mejor que lo hagan inyectando un gran volumen de recursos, con decisión y sin titubeos”, afirma.

Aunque hay temores ante un riesgo de inflación la Fed no tiene otra alternativa. “No le queda más remedio que apagar el fuego, aunque con ello echen a perder los muebles”, subraya por su parte Weidensteiner. El experto advierte, sin embargo, que a mediano plazo esta política puede convertirse en una navaja de dos filos y provocar una espiral inflacionaria pues con la compra de valores de hipotecas se lanza dinero fresco que va a dar a los bancos.

“Mientras esté ahí no pasa nada, pero en cuanto empiecen a otorgar créditos habrá más dinero que antes en la circulación, lo que provoca un aumento de precios, es decir inflación”. El objetivo de la Fed es precisamente estimular el mercado crediticio, sin embargo la situación podría invertirse si de pronto hay demasiado dinero en circulación, entonces habría que reducir la liquidez en el mercado.

Si esto no llegara a funcionar, expertos advierten que a la Fed le quedaría un último recurso: imprimir dinero nuevo y dárselo a la población para incentivar el consumo. Considerando que el número de estadounidenses desempleados llegó a un nuevo récord de 5,47 millones, un medida tal tendría un efecto pirotécnico.

Autora: Eva Usi

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda