1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

La ex Birmania se desvanece

La violenta represión de las manifestaciones pacíficas en Myanmar, antes Birmania, ante la mirada impotente de la comunidad internacional ocupa la prensa europea.

default

Desaparecen de los telediarios.

Standard, de Viena: “Myanmar (Birmania) continúa siendo uno de los estados más represivos del mundo. Esto no se debe a la falta de voluntad de libertad de sus ciudadanos. Todas las manifestaciones de solidaridad a nivel internacional no sirven de nada. La Junta Militar muestra una dureza descorazonada y demuestra una vez más que los movimientos democráticos no tienen ninguna oportunidad cuando los dictadores están decididos a mantenerse en el poder. La comunidad internacional no puede hacer nada en contra. La esperanza surgida después de la caída del Muro de Berlín de que la democracia se esparciría en todo el mundo ha registrado duros golpes en los últimos años.”

Evitar un recuento de víctimas

Corriere della Sera, de Roma: „Primero sucumbió la esperanza de una revolución pacífica ante la violencia y la represión. Y ahora sucumbe nuevamente ante el terror inimaginable que genera la información obtenida gracias al valor de la disidencia en Birmania. Los militares utilizan presuntamente el crematorio público que se encuentra al noreste de Rangún para hacer desaparecer los cuerpos de las víctimas de la represión. Así se quiere evitar un eventual recuento de los muertos. (...) Los acontecimientos son indescriptibles. No es posible calcular ni remotamente cuántas víctimas ha cobrado la represión.”

Birmania se desvanece

El País, de Madrid: “(…) Una vez más, Naciones Unidas, falta de la energía necesaria en las situaciones críticas, muestra su fachada más inoperante. Estados Unidos, Francia y Reino Unido encabezan una iniciativa para condenar e imponer sanciones en el Consejo de Seguridad al régimen birmano, pero ni China ni Rusia están dispuestas a permitirlo. Los países vecinos de Myanmar, encuadrados en la ASEAN, los que realmente podrían aislar a los espadones, miran hacia otro lado. El secretario general Ban Ki-moon utiliza palabras grandilocuentes, pero el viaje de su enviado a Birmania, sometido por los generales a una antesala humillante y durante el cual han continuado las detenciones masivas, parece haber servido para poco más que la foto oficial. (…) La dictadura birmana que encabeza el general Than Shwe ignora la repulsa internacional y está consiguiendo su doble objetivo de aterrorizar suficientemente a la población y cerrar el país a la información fluida. Conocedores los militares -no en vano llevan 45 años en el poder- de que las convulsiones en lugares remotos duran lo que su presencia impactante en los medios de comunicación, esperan simplemente a que escampe haciendo lo que saben hacer. Lamentablemente, todo sugiere que los birmanos, una vez más, deberán arreglárselas solos en su renovado desafío a sus verdugos.“