1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

La evolución del terrorismo

A pesar de lo ocurrido en Bruselas y París, el número de atentados terroristas ha disminuido en Europa desde los años 70. La sensación de amenaza, no obstante, ha aumentado. ¿Cómo se explica eso?

Tras los atentados de Bruselas y París, la amenaza terrorista se ha vuelto un fenómeno más real y cercano para muchos europeos. Pero la percepción es equívoca, como revela un vistazo a la historia del terrorismo en Europa. El triste apogeo tuvo lugar hace ya tiempo: investigadores de la universidad de Maryland registraron más de 800 atentados en el Viejo Continente en el año 1979.

Entre las décadas del 70 y del 90, solían producirse varios cientos de atentados anuales. Tampoco era inusual que las víctimas fatales superaran las 150 en un año. Desde el punto de vista europeo, el 2015 fue particularmente tenebroso, con el atentado contra Charlie Hebdo y los cometidos posteriormente el 13 de noviembre en París. En total, el terrorismo cobró 147 vidas en Europa. Pero esa alta cifra es una excepción en la última década.

El terrorismo ayer y hoy

Rolf Tophoven

Rolf Tophoven

Una mirada retrospectiva: organizaciones terroristas como el IRA en Irlanda, la ETA en España, las Brigadas Rojas en Italia, la RAF en Alemania u otras células extremistas plantearon un gran desafío a los gobiernos europeos en las décadas del 70 y el 80. Casi todos los países se veían enfrentados a sus propios elementos terroristas en esa época, señala Rolf Tophoven, director del Instituto de Prevención de Crisis, con sede en Essen.

El especialista hace notar que las diferencias con el presente son claras, porque el terrorismo anterior tenía mayor motivación política. “Las organizaciones terroristas se limitaban a determinados países. No eran fenómenos terroristas transnacionales”, explica. Grupos como el autodenominado “Estado Islámico” o Al Qaeda actúan hoy presuntamente por móviles religiosos y tratan de causar el mayor impacto posible con sus atentados.

Nueva filosofía del terror

Atentado en la estación central de Boloña, en 1980.

Atentado en la estación central de Boloña, en 1980.

“Los terroristas quieren muchos espectadores, no muchos muertos”, dijo en 1975 el investigador Brian Jenkins. Atentados como el perpetrado en la estación central de Boloña, donde murieron 85 personas, o el del avión que explotó sobre Lockerbie, con 270 personas a bordo, no encajan en ese cuadro. No obstante, en los años 70 y 80 del siglo pasado, los terroristas tenían en la mira sobre todo a políticos e industriales. Eso ha cambiado sustancialmente. “Hoy se detonan bombas y se dispara. La filosofía del terror busca el conteo de cadáveres. Quieren matar y herir a la mayor cantidad de gente posible”, afirma Tophoven. También las negociaciones con los gobiernos han quedado en el pasado.

De acuerdo con los datos de la universidad de Maryland, el número de atentados va en retroceso en Europa desde 1979. Pero eso no implica que haya habido menos muertos. En 2004, un atentado islamista dejó 191 víctimas fatales en Madrid. Al año siguiente, ataques suicidas dejaron 56 muertos y más de 700 heridos en Londres.

Europa en las estadísticas

Una década más tarde, el terrorismo vuelve a Europa. Y algunos sienten que lo hace quizás con más fuerza que nunca. “El terrorismo penetra más profundamente en las conciencias y la psique de la gente, porque cada cual puede involucrarse mediante las redes sociales”, dice Tophoven. A ello se suma el hecho de que ahora cualquiera puede ser víctima. Basta con estar en el lugar equivocado en el momento equivocado.

El especialista advierte que cabe temer más atentados en Europa. No obstante, este continente ha salido relativamente bien librado desde el punto de vista de lo ocurrido a nivel internacional. De acuerdo con los datos de los investigadores de Maryland, solo el 0,3 por ciento de los atentados de los últimos 14 años ha tenido lugar en territorio europeo.

DW recomienda