La Corte Interamericana juzgará el caso Atenco | América Latina | DW | 18.09.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

La Corte Interamericana juzgará el caso Atenco

México ya admitió su responsabilidad respecto a las once mujeres que denunciaron abusos policiales tras una protesta en San Salvador Atenco en 2006 y se muestra dispuesta a colaborar en la investigación.

Washington Protest Amnesty International Mexiko Atenco Frauen

Protesta en 2010 frente a la embajada de México en Washington para pedir justicia en el caso Atenco.

El Gobierno mexicano informó este sábado (17.09.2016) de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de Washington le notificó su decisión de enviar el caso "Mariana Selvas Gómez y otras" a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Costa Rica. México indicó que la calidad de los juristas latinoamericanos que integran la Corte en San José le otorga la certeza de que el caso se analizará con "objetividad y estricto apego a criterios jurídicos".

"El Gobierno de México desea informar que, desde marzo de 2013, el Estado mexicano reconoció su responsabilidad en este caso, y en su momento notificó oficialmente a la CIDH de esta decisión", indicaron el Ministerio de Relaciones Exteriores, la fiscalía general y el Ministerio del Interior en un comunicado conjunto. El propio gobierno había solicitado que se enviara el caso a la Corte para que no fueran ignoradas las medidas de reparación que, desde ese año, ha implementado.

Violaciones durante la detención

Las mujeres denunciaron abusos tras acudir a Atenco a apoyar a ciudadanos que habían sido desalojados de manera violenta por la Policía en 2006 porque habían instalado puestos callejeros para la venta de flores junto a un mercado. En el desalojo y los enfrentamientos posteriores del 3 y 4 de mayo de ese año hubo dos muertos y más de 200 detenidos, entre ellos 47 mujeres. Las 11 que presentaron la queja afirman que fueron vejadas y maltratadas por los policías, algunas incluso violadas, durante su traslado a un penal.

El Gobierno mexicano afirmó, sin embargo, que ha hecho y continúa haciendo todo los esfuerzos a su alcance para impulsar las investigaciones y que se tomaron medidas para sancionar a los responsables y reparar a las víctimas, con acciones como la creación de un fondo especial de compensación económica.

Más de treinta personas fueron detenidas y quedaron sujetas a proceso por los abusos, que ocurrieron cuando el actual presidente Enrique Peña Nieto era gobernador del Estado de México, donde se encuentra Atenco. México señaló que también ha tomado medidas "de carácter estructural" para evitar que se repitan hechos de este tipo. El caso Atenco generó en su momento fuertes condenas de organismos de derechos humanos.

LGC (dpa / Efe)


DW recomienda