1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

"La comunidad internacional debe proteger los bienes históricos"

Una intervención militar en Irak podría empeorar la destrucción de los bienes culturales a manos del Estado Islámico, dice Markus Hilgert. El experto propone cooperación internacional.

DW: Los yihadistas no se andan con medias tintas. Sedes de monumentos culturales como Nínive y Nimrud, y ahora también Hatra, la capital del antiguo reino de Mesopotamia (cuyos muros contuvieron alguna vez el avance de los romanos), fueron destruidos para siempre. Cuando uno ve las imágenes de la devastación, tiene la impresión de que el daño es inimaginable. ¿Qué opina usted, como experto?

Markus Hilgert: Es sin duda una situación que difícilmente se puede describir con palabras. No solo porque se trata de nuestro objeto de investigación y de nuestros esfuerzos en materia de proteccion del patrimonio cultural, que está siendo destruido o se encuentra amenazado, sino también porque todo ello es parte de una tragedia cultural y humanitaria cuyo fin aún no está a la vista.

Por un lado, uno escucha informes en cuanto a que los esbirros del Estado Islámico arremeten contra el patrimonio cultural y lo destruyen; por otro, es cada vez más frecuente enterarse de que en la región se cometen brutales asesinatos. ¿Cabe preocuparse por “ruinas”, aunque éstas sean de un inmenso valor cultural, cuando hay un sinnúmero de muertos?

El Prof. Dr. Markus Hilgert

El Prof. Dr. Markus Hilgert

Pienso que es equivocado establecer separar entre lo uno y lo otro. Después de todo, la cultura es algo que marca de manera esencial la vida humana, la identidad humana, y también la identidad de los Estados. Por eso, los recintos culturales sirven para preservar la memoria y la identidad. En este sentido, nos preocupan ambos aspectos: el aspecto humano, naturalmente, y también la protección de aquello que le otorga identidad al ser humanos y a la Historia.

Irak exige ataques aéreos a fin de proteger estos recintos. En vista de la brutalidad del Estado Islámico, la demanda suena casi justificada…

No soy ni militar ni estratega; por tanto, no podría opinar sobre cuál sería el medio más adecuado para mejorar esta situación. Desde el punto de vista de la preservación del patrimonio cultural, tambien las acciones militares pueden dañar o destruir los monumentos. De producirse realmente una respuesta militar en esta región, es prioritario que no solo la población civil –que sin duda es lo primero y lo más importante- reciba protección. También debe protegerse el patrimonio cultural de los llamados “daños colaterales”.

¿Cómo podría uno ayudar a esos países sin una intervención militar?

Destrucción de monumentos por parte del EI

Destrucción de monumentos por parte del EI

Es claro que solamente alcanzando mejoras sustanciales en la situación general de la seguridad es como mejor se protegerá el patrimonio cultural de esos países. Creo que en este punto hacen falta sobre todo soluciones políticas. Independientemente de eso, también tenemos la posibilidad de aportar nuestro conocimiento en cuanto al cuidado e investigación de los bienes culturales en los respectivos países.

¿Qué puede hacer Alemania, en concreto, para colaborar en a protección de dichos bienes?

Cuando le hago esa pregunta a mis colegas de Irak y Siria, la primera respuesta es ‘Hagan algo en contra del comercio ilegal de bienes culturales'. Alemania ya ha anunciado que impondrá la certificación obligatoria de piezas arqueológicas. Esto significa que solo podrán ser adquiridos tales bienes culturales si se cuenta con un permiso oficial del país de origen.

Por desgracia, siempre hay personas que no ven nada incorrecto en poseer piezas adquiridas ilegalmente en sus colecciones, y las muestran como trofeos. ¿Qué puede hacerse en contra?

La formación de conciencia cumple una función fundamental. Pienso que debemos llegar a un punto en el cual la posesión de antigüedades ilegales no se vea ya como algo sofisticado o premiado socialmente. Debe formarse un consenso social en cuanto a que el tráfico de bienes culturales no es un delito menor.

¿Podría también elaborarse modelos digitalizados en 3D, a fin de conservar tales bienes, por lo menos de manera virtual?

¿Quedarán solo réplicas de monumentos sumerios?

¿Quedarán solo réplicas de monumentos sumerios?

Ya hay proyectos cuyo objetivo s precisamente lograr tal documentación digital. En mi opinión es una de las tecnologías más importantes, si no la más importante, en este ámbito. Pero no debemos olvidar que dichas tecnologías demandan cierta infraestructura. Los esfuerzos crecientes en materia de digitalización en 3D pueden conducir a que por lo menos se tenga una documentación de los bienes culturales, aunque no sea posibe protegerlos a través de esa tecnología.

¿Qué pueden hacer los ciudadanos de los países afectados en vista de la situación política en Irak y Siria, a fin de proteger estos monumentos?

Podemos ver lo que hace el director de Museos y Patrimonio antiguo de Siria, quien documenta día con día los daños producidos, y también toma medidas preventivas contra el saqueo. Es un esfuerzo enorme. Lo mismo sucede en Irak. El pasado 28 de febrero fue reabierto el Museo Nacional de Bagdad, en medio de las condiciones más apremiantes.

Museos del Cercano Oriente funcionan en medio de la precariedad

Museos del Cercano Oriente funcionan en medio de la precariedad

Pero lo más importante es que la comunidad internacional, con todas sus capacidades y conocimiento, trabaje en programas de formación de nuevos profesionistas tanto en la museografía como en la restauración. Las nuevas generaciones de científicos podrán dentro de cinco o diez años –si es que la situación mejora, como todos esperamos- investigar los bienes culturales. Actualmente, es crucial la transferencia de conocimientos.

Los yihadistas no son los primeros que destruyen bienes culturales. En la guerra, la devastacion está a la orden del día. En la Segunda Guerra Mundial murieron millones de personas y fueron destruidos importantes monumentos. Luego, muchos de estos fueron reconstruidos. ¿Podría suceder algo así en el Cercano Oriente?

Actualmente se evalúa qué se puede hacer a largo plazo. Pero no debemos olvidar que para todo hacen falta soluciones políticas a fin de acabar con la catástrofe humanitaria. Es un reto para la comunidad internacional: encontrar medios y vías para salvar y proteger mejor el patrimonio cultural de la región. Es una tarea que nos ocupará todavía por algunas décadas.

Markus Hilgert es presidente de la Sociedad Alemana para el Oriente. Durante muchos años impartió cátedra de asiriología en Heidelberg. Desde mediados de 2014, el especialista en cultura sumeria asumió como director del Museo del Antiguo Cercano Oriente en Berlín.

DW recomienda