1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

La CIDH, "al borde del colapso"

El presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos advirtió que el organismo podría despedir a 40 por ciento de su personal por falta de fondos. Urgió a que los Estados miembros incrementen sus aportaciones.

James Cavallaro, presidente de la CIDH

James Cavallaro, presidente de la CIDH

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) se enfrenta a "la peor crisis financiera" de su historia, lo que tendrá efectos inmediatos en su labor para velar por los derechos humanos en las Américas, advirtió hoy su presidente James Cavallaro.

"Tenemos las arcas absolutamente vacías (...) Estamos al borde del colapso como nunca antes", reconoció Cavallaro en un artículo de opinión publicado en el diario español El País y titulado "Al borde del abismo".

Si los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos (CIDH) no destinan más dinero a la CIDH, este organismo autónomo tendrán que despedir en agosto al 40 por ciento de su personal y quedarse con "una plantilla de 48 funcionarios a cargo de proteger los derechos humanos de mil millones de personas que habitan este continente", advirtió Cavallaro.

La Comisión informó que debido a la crisis financiera por la que atraviesa, la CIDH ya se ha visto "obligada a suspender la realización de las visitas previstas para este año, así como de los períodos de Sesiones 159 y 160, programados originalmente para julio y octubre".

"No exagero cuando digo que esta crisis es una tragedia para este continente", añadió el presidente de la CIDH. "No podremos realizar visitas a los países que tenemos que monitorear, no podremos hacer las audiencias públicas donde se exponen problemáticas de derechos humanos ni reuniones de trabajo para coordinar medidas de protección urgentes para personas en riesgo", advirtió Cavallaro.

La Comisión Interamericana hizo un llamado a los países miembros, los países observadores y otros posibles donantes a realizar "aportes financieros urgentes y de libre disposición" para evitar los despidos del personal de la CIDH y poder reprogramar los períodos de sesiones, las visitas y el desarrollo de todas las actividades previstas para 2016.

La Comisión denunció a través de un comunicado que "existe una profunda discrepancia entre el mandato que los Estados miembros de la OEA le han asignado a la CIDH, y los recursos financieros que le otorgan".

Problema crónico

La OEA destina el 6 por ciento de su presupuesto para financiar a la CIDH, mientras que el Consejo de Europa destina el 41,5 por ciento de su presupuesto a derechos humanos. La CIDH recibe menos de 5 millones de dólares por año de la OEA.

Cavallaro aseguró que algunos países de la región se sienten "incómodos" cuando la CIDH pone de relieve "los desafíos que enfrenta la región en materia de derechos humanos". "Nos estrangulan financieramente, quizás para que no podamos cumplir con nuestro mandato", advirtió el presidente de la CIDH.

La Comisión hizo hoy "un enérgico llamado" a los Estados miembros de la OEA a asumir "su responsabilidad con el Sistema Interamericano de Derechos Humanos".

La CIDH espera que la próxima Asamblea General de la OEA, que tendrá lugar del 13 al 15 de junio en la República Dominicana, aumente "de forma radical" el presupuesto del fondo regular del organismo y asigne a la CIDH y al Sistema Interamericano de Derechos Humanos en general "los recursos necesarios para el cumplimiento del mandato asignado por los propios Estados".

"Es indispensable, imperativo y urgente que los Estados efectivamente adopten una solución sustentable a este grave y crónico problema y demuestren su compromiso con el respeto y garantía a los derechos humanos con hechos y no sólo palabras", consideró la Comisión.

La CIDH, creada en 1959, se encarga de velar por los derechos humanos en el continente americano.

La Comisión investiga casos individuales de violaciones de derechos humanos, realiza visitas in loco a los países, solicita a los estados miembros que adopten medidas cautelares o de protección y presenta casos ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), entre otras funciones.

EL(dpa, efe)

DW recomienda