1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

La autonomía de Kurdistán sigue siendo un proyecto a largo plazo

Los kurdos iraquíes quieren su propio estado. Con esa meta harán un referendo el 25 de septiembre. Pero la formación de un Estado es un proceso que tomará mucho tiempo, dice a DW el experto en Oriente Udo Steinbach.

default

Bandera kurda ondea en Erbil, centro comercial de Kurdistán.

DW: Los kurdos iraquíes quieren ser independientes. ¿Es esto un motivo de alarma o el paso lógico desde un Kurdistán autónomo a un Estado propio?

Udo Steinbach: La fundación de un Estado kurdo tardará todavía mucho tiempo en ser posible. El referendo anunciado es un paso que varias veces ha sido pospuesto, debido a que el gobierno de Bagdad lo ha interpretado como una señal de alarma. La presión de la sociedad kurda es ahora tan grande, que es imposible parar el cometido, aunque la independencia se demorará.

 

Más información:

-Quién es quién en el Kurdistán

-Peshmergas kurdos expulsan a EI de ciudad iraquí de Bashiqa

 

Los kurdos viven repartidos en cuatro países: Turquía, Siria, Irán e Irak. ¿Cuál puede ser el efecto de una independencia de los kurdos iraquíes en los demás?

Esa es una de las razones por las que el referendo se ha aplazado una y otra vez, incluso en la parte turca. El gobierno de Recep Tayyip Erdogan en Ankara no lo ve con buenos ojos. Y si, en efecto, surgiera un Estado kurdo, Ankara lo combatiría fuertemente, pero también en Damasco y Teherán.

La resistencia en Ankara será especialmente grande. La muestra de ello es la forma como Turquía impide en Siria cualquier organización que permita el funcionamiento político y social de la minoría kurda. No se descarta una intervención de Turquía.

Mapa de Irak con ciudades como Kirkuk, en el nororiente.

Mapa de Irak con ciudades como Kirkuk, en el nororiente.

¿Cómo reaccionará el gobierno central en Bagdad ? La realidad es que ya hay, de facto, un Kurdistán autónomo desde 1992.

Haider al Abadi, el primer ministro iraquí, dijo recientemente en Berlín que el referendo no era una "buena idea" e invitó a Masud Barzani, el presidente del Kurdistán iraquí, a "repensarlo”. El rechazo de Bagdad a la iniciativa kurda será inmenso.

Kirkuk, la ciudad petrolera y centro industrial, podría convertirse en la gran manzana de la discordia. ¿Qué cuenta a favor de que Kirkuk siga siendo una ciudad kurda?

En realidad, nada. Solo la debilidad actual del gobierno en Bagdad. Kirkuk nunca ha tenido una mayoría predominante de kurdos. Kirkuk siempre ha sido una ciudad de población mixta de árabes, kurdos y turcomanos.

Si ahora los kurdos reclaman Kirkuk, es porque simplemente el gobierno central de Bagdad no está en capacidad de hacer nada en contra. Pero una cosa es cierta: si el gobierno de Bagdad logra consolidarse, la primera cosa que haría sería ocupar Kirkuk.

Volker Wagener (JOV / DZC)

DW recomienda