La Argentina empresarial: de crecimiento e intervencionismos | Economía | DW | 25.10.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

La Argentina empresarial: de crecimiento e intervencionismos

Argentina experimenta en 2007 el quinto año consecutivo de fuerte crecimiento. Pero ¿cómo se ven desde Alemania las perspectivas de inversión y desarrollo a largo plazo para las empresas?

default

Visita a la planta de Volkswagen en Buenos Aires: Frank-Walter Steinmeier, el ministro alemán de RR. EE. de Alemania (der.) y Viktor Klima, el presidente de VW Argentina, con una operaria.

La economía argentina crece en numerosos sectores. Las exportaciones alemanas clásicas tienen en ese marco buenas posibilidades. Los sectores de mayor crecimiento son las de la construcción y la agroindustria. Y sobre todo en el sector energético se cuenta con una gran demanda en el futuro próximo. Pero un creciente intervencionismo del Gobierno en los mercados distorsionan una y otra vez las posibilidades de crecimiento y consecuentemente, las de inversión, dice la Central Alemana de Información sobre Comercio Exterior (BFAI). De 2003 a 2006, el BIP argentino ha aumentado a una tasa promedio de aproximadamente 9 % por año. Pero teniendo en cuenta los años de crisis (1999-2002), el balace es bastante más magro: un 2 % en promedio de 1999 a 2006, lo que hace de Argentina el vagón de cola en América Latina. En otras palabras, el país tiene aún mucho terreno perdido que recuperar. Hasta ahora, el crecimiento ha sido a alta velocidad. Para el 2007 se pronostican entre un 7 % y un 8 %. Pero a partir de 2008 se cuenta con una ralentización (5 %) y a mediano plazo, con un crecimiento anual del 3 % al 4 %. Con constantes compras de divisas, el Gobierno mantiene bajo el valor externo del peso, lo que abarata las exportaciones. No obstante, el crecimiento es impulsado sobre todo por la demanda interna, mientras que las exportaciones crecen moderadamente. Las que crecen son las importaciones: un previsto 15 % en 2007, el doble del crecimiento del BIP, lo que es un dato importante para los países que exportan a Argentina, por ejemplo Alemania. Casi todos los sectores económicos argentinos crecen. Pero las ganancias por sector son muy disímiles. Ello se debe al intervencionismo del Gobierno, que con una decisión política puede hacer añicos las expectativas de rentabilidad de un sector y aumentar enormemente los de otro, dice el BFAI. Intervenciones en los mercados Las exportaciones de carne, por ejemplo, fueron suspendidas temporalmente por decreto en 2006, para abaratar el producto en el mercado interno. Ello afectó los negocios de los criadores de ganado y de los exportadores, mientras que el comercio interno registró un marcado aumento de sus márgenes de ganancias. Al final, la producción de carne disminuyó en el país un 3,5 % en el 2006. Otro ejemplo es el de la industria textil, que crece como efecto de la protección de facto que le brinda el Gobierno a través del bajo tipo de cambio. No obstante, a largo plazo seguramente no podrá competir con los productos baratos provenientes de Asia. Las capacidades quedarían entonces obsoletas y a las inversiones se las llevaría el viento. También en el sector energético se registran distorsiones. Los precios de la electricidad y el gas se hallan prácticamente congelados desde hace años. La consecuencia: la demanda aumentó marcadamente, pero las capacidades no fueron ampliadas al mismo ritmo, debido que a las empresas energéticas no les vale la pena invertir, debido a los magros márgenes de ganancias. Expertos temen incluso que se produzca a mediano plazo una crisis energética. Ello podría ser impedido por algunas inversiones en nuevas plantas energéticas en 2007. Dos plantas de gas y una de vapor con una capacidad total de 1.600 MW son construidas por la empresa alemana Siemens junto con socios locales. No obstante, el BFAI cuenta con que la electricidad se vuelva en un futuro próximo escasa o cara... y probablemente ambas cosas.

Lea en la segunda parte sobre el crecimiento en sectores claves.

DW recomienda