1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Kiev, a todo gas con poco consumo

Vaya paradoja: el conflicto bélico atizado por el Kremlin en el este de Ucrania ha favorecido la posición de Kiev en su querella con Moscú por el abastecimiento de gas ruso. Por fortuna, también el invierno fue piadoso.

Este jueves (19.3.2015), faltando apenas un día para que los emisarios de Kiev y Moscú se reunieran en Bruselas con miras a discutir sobre el abastecimiento de gas ruso a Ucrania a partir del invierno 2015-2016, Igor Kolomoiski, gobernador de Dnipropetrovsk –un óblast ubicado en el sudeste de la exrepública soviética–, colgó un video en YouTube donde aseguraba que acababa de defender los intereses de su país en un encuentro con el consejo administrativo de la operadora de gasoductos Ukrtransnafta y los directores de la compañía.

Las agencias de noticias locales señalaron que el consejo administrativo había destituido a los gerentes de la empresa y varios medios online rusos sostuvieron que Kolomoiski se había presentado a la reunión con guardaespaldas armados. El ministro de Energía ucraniano, Vladimir Demtschichin, asistió a esa cita y lo más probable es que le haya contado lo ocurrido a Maros Sefcovic, comisario de Energía de la Unión Europea (UE), cuando se vieron este viernes (20.3.2015) en Bélgica.

En todo caso, por paradójico que parezca, el conflicto bélico atizado por el Kremlin en el este de Ucrania ha favorecido la posición de Kiev en su querella con Moscú por el abastecimiento de gas ruso. Existe una marcada discrepancia entre la demanda actual de gas ruso en Ucrania y las expectativas de consumo que se tenían previamente. A partir del otoño pasado, contando con la inminencia de un corte en el servicio de gas, muchas personas compraron calentadores eléctricos para los casos de emergencia.

Anticipando una abrupta interrupción del servicio de gas, los ucranianos se las ingeniaron para protegerse del frío.

Anticipando una abrupta interrupción del servicio de gas, los ucranianos se las ingeniaron para protegerse del frío.

La emergencia energética no se dio

El mayor susto se lo llevaron los habitantes de ese país en diciembre, cuando se interrumpió el flujo eléctrico durante varios días debido a fallas técnicas en el funcionamiento de la central atómica más grande de Europa, ubicada en Zaporiyia. De resto, la temporada más fría del calendario transcurrió sin sobresaltos. De hecho, dadas las circunstancias, los ucranianos agradecieron el hecho de que el último invierno haya sido uno de los más calientes en mucho tiempo. Eso también propició el descenso en el consumo de gas.

A ese factor se suma la acentuada caída de la producción en todos los ámbitos, registrada por la Cámara de Comercio Germano-Ucraniana. El enfrentamiento armado entre secesionistas prorrusos y militares leales a Kiev es la principal causa de esa debacle económica que, por otro lado, tumbó la demanda de gas ruso: a menor producción, menor consumo energético. Por último, la disposición del 40 por ciento de las tuberías más importantes le permiten a Ucrania recibir gas proveniente de Occidente.

Entre tanta calamidad, estas son buenas noticias para Ucrania. En octubre, cuando vuelvan a bajar las temperaturas, se verá si la demanda de gas ruso desciende aún más: el Gobierno central decidió a principios de año triplicar el precio del gas hasta entonces subvencionado por el Estado para el consumo de los hogares.

DW recomienda