1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Kenia declara la guerra contra la caza furtiva

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, prendió fuego a 105 toneladas de marfil de elefante y más de una tonelada de cuerno de rinoceronte en protesta por la caza furtiva de esos animales.

Kenia declaró hoy (30.04.2016) la guerra a los cazadores furtivos con la quema de 105 toneladas de marfil y 1,35 de cuerno de rinoceronte procedentes de la caza ilegal, que ha puesto en riesgo la supervivencia de los elefantes en África.

Se trata de la mayor cantidad de colmillos de elefantes destruida jamás y de la primera quema masiva realizada desde 1989. Las autoridades medioambientales kenianas llevan meses preparando el acto, informó la organización británica Stop Ivory. Se quemarán los colmillos de más de 5.000 elefantes, recogidos desde agosto del año pasado, además de más de una tonelada de cuernos de rinocerontes.

"El marfil sólo puede pertenecer a nuestros elefantes"

El de hoy es un día histórico, ya que nunca antes se había destruido una cantidad tan elevada de marfil en Kenia, que pretende reafirmar su compromiso para acabar con las mafias que trafican con el llamado "oro blanco" y que mueven cada año más de 200 millones de dólares (175 millones de euros) en todo el continente.

El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, fue el encargado de iniciar la quema de las once pilas de marfil en el Parque Nacional de Nairobi, donde el año pasado ya se quemaron otras 15 toneladas como acto de protesta contra los furtivos. "El marfil sólo puede pertenecer a nuestros elefantes", dijo Kenyatta poco antes de prender fuego a una de las diez pilas de marfil, en el parque nacional de Nairobi.

Caza indiscriminada

Según la African Wildlife Foundation (AWF), el año pasado se mataron unos 35.000 de los entre 400.000 y 500.000 elefantes que forman la población africana de estos animales. La situación es aún peor para los rinocerontes: desde 1960 se mató a casi el 98 por ciento de la población de rinocerontes negros del continente. En el mercado negro un kilogramo de marfil se paga a unos 1.000 euros (1.145 dólares) y un cuerno de rinoceronte supera los 50.000 euros, según cifras de la organización Pro Wildlife.

Kenia Verbrennung von Elfenbein

"El marfil sólo puede pertenecer a nuestros elefantes", dijo el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, durante el evento.

"The Giants Club"

Con la quema de más de 100 toneladas de marfil culmina el encuentro "The Giants Club" en el que líderes africanos, científicos y expertos han abordado en Kenia la crisis de la caza furtiva para buscar una solución conjunta que permita salvar la fauna del continente. "Esta guerra no se puede ganar en un día, pero la decisión de hoy es solo el principio", dijo Kenyatta, que insistió en que perder a los elefantes implicaría perder parte de la herencia del país.

Así, se comprometió a que su Gobierno "presione" para lograr una "prohibición total" del comercio de marfil durante la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES) que se celebrará en Johannesburgo en septiembre.

El director adjunto del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Ibrahim Thiaw, destacó que "The Giants Club" evidencia el compromiso de África y de la comunidad internacional para hacer frente a esta tragedia natural, pero también económica.

FEW (EFE, dpa)



DW recomienda