Juicio a Siemens: presuntos sobornos en Argentina | Economía | DW | 13.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Juicio a Siemens: presuntos sobornos en Argentina

El juicio a Siemens por el presunto pago de sobornos en Argentina comenzará en Múnich en septiembre. Ese es el último episodio en el drama de corrupción que protagoniza la empresa tecnológica en Alemania desde hace años.

Dentro de pocos meses se ventilará en Alemania el juicio por presunto pago de sobornos por parte de la empresa Siemens a funcionarios argentinos por un contrato de fabricación de documentos de identidad, comunicó este jueves (13.6.2013) el tribunal regional superior de Múnich. Según el periódico económico alemán Handelsblatt, están previstas dieciocho sesiones frente a los magistrados.

El inicio del proceso está pautado para el 6 de septiembre, cuando comparecerá ante los jueces de Múnich Uriel Sharef, ex alto ejecutivo del gigante tecnológico acusado de triple fraude en conexión con un contrato para la digitalización de documentos de identidad argentinos durante los mandatos de los presidentes Carlos Menem (1989-1999) y Fernando de la Rúa (1999-2001).

Ni Sharef ni su abogado, Heiko Lesch, quisieron comentar el anuncio del tribunal. Para el juicio están programadas 18 audiencias. A Sharef, antiguo miembro de la directiva central, el círculo más poderoso dentro de la jerarquía de Siemens, se le acusó de ser uno de los involucrados en el sistema de cajas negras y pagos de soborno para conseguir o acelerar contratos que desembocó en el mayor escándalo de corrupción empresarial en Alemania.

El inicio del proceso contra Siemens está pautado para el 6 de septiembre.

El inicio del proceso contra Siemens está pautado para el 6 de septiembre.

La prensa alemana informa que Sharef había pagado comisiones a altos funcionarios –ministros y subsecretarios– del Gobierno de Menem para asegurarse en 1998 un contrato valorado en mil millones de dólares. Menem ha negado cualquier implicación en el caso y el negocio se vio frustrado con la llegada al poder del presidente Fernando de la Rúa; pero todo apunta a que la empresa siguió ofreciendo incentivos económicos con la esperanza de reavivar el proyecto.

El caso le causó grandes problemas a Siemens, especialmente en Estados Unidos, donde fue sentenciado a una alta multa y tiene aún un juicio pendiente por conspiración para cometer fraude y lavado de dinero. Sharef, un israelí nacionalizado alemán que trabajó casi cuarenta años para Siemens, sigue alegando que no ha hecho nada ilegal.

En la causa por el contrato en Argentina aseguró que nunca había dado instrucciones para efectuar pagos, con excepción de los casos en que tuvieran una base legal "limpia". De acuerdo con el diario muniqués Süddeutsche Zeitung, unos 50 millones de dólares llegaron a manos de 113 personas implicadas en la propia empresa y en Argentina a través de contratos y empresas ficticias en varios paraísos fiscales.

Siemens gastó cerca de 1.300 millones de euros a lo largo de varios años para garantizar su acceso a contratos en el extranjero. El escándalo más sonado en la historia empresarial alemana le costó unos 2.500 millones de euros en multas y gastos de abogados. El juicio por los pagos en Sudamérica es el último que se ocupa de la trama de corrupción de Siemens en Alemania.

ERC ( dpa / Handelsblatt )

DW recomienda