1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Juan Carlos I en Berlín: Europa y Latinoamérica, temas a tratar

¿Qué impresión se llevó Angela Merkel de su viaje por América Latina? El rey de España, Juan Carlos I, tendrá ocasión de preguntarle directamente a la canciller alemana, con la que comerá en Berlín.

default

El rey de España con la canciller alemana, Angela Merkel.

"Se unen en vuestra persona la historia y la voluntad decidida de un pueblo para resolver sus problemas por la senda de la democracia ", le dijo el canciller alemán, Helmut Schmidt, al rey de España en 1977. Era la primera vez que Juan Carlos visitaba Alemania en calidad de jefe de Estado. Franco había muerto a finales de 1975, y en Europa al monarca hispano se le conocía despectivamente como el “príncipe franquista”.

Juan Carlos von Spanien feierlich gekrönt

Coronación de Juan Carlos, 27 de noviembre de 1975.

Sin embargo, aquellos primeros viajes a Alemania, Francia y Estados Unidos cambiarían muchas cosas. Juan Carlos transmitió a los mandatarios occidentales que no tenía la más mínima intención de perpetuar la agonizante dictadura española, y mucho menos de interponerse en el camino hacia la democracia. Pronto al rey se le abrieron todas las puertas, y en 1980 Helmut Schmidt le devolvió la visita.

El áurea de ese logro rodea al monarca todavía hoy. “El rey Juan Carlos ha hecho grandes méritos para imponer y defender la democracia en su país y allanó el camino de España hacia la Unión Europea”, se lee en un comunicado emitido por el alcalde de Berlín, Klaus Wowereit, con quien el rey paseará el miércoles por la Puerta de Brandemburgo y la Plaza de París. “Me alegro de saludar a Juan Carlos I en nuestra ciudad”, continúa Wowereit.

Un acto diplomático

La invitación a la que responde el monarca español con este viaje no procede, sin embargo, de la alcaldía berlinesa. Quien ha animado a Juan Carlos de Borbón a acercarse a Berlín ha sido el presidente alemán, Horst Köhler. Y como buen invitado, el rey reserva a su anfitrión el primero de los encuentros: la noche del martes habrá recepción oficial en el Palacio Bellevue, sede de la presidencia alemana, y después cena en común.

El miércoles por la mañana, Wowereit tendrá ocasión de enseñarle a Juan Carlos I la mítica Puerta de Brandemburgo. Del simbólico monumento hasta la cancillería germana distan sólo unos metros. Así que, tras conversar con el alcalde, el rey comerá con la canciller, Angela Merkel.

Juan Carlos no viaja solo. A Alemania acude acompañado del ministro español de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, lo que demuestra que en esta visita, como en todas las que hace oficialmente el monarca, no cuentan sólo el turismo y el disfrute gastronómico. Éste es un acto diplomático, y en él los temas dominantes serán América Latina y la política europea.

Bundespraesident Horst Koehler, rechts, empfaengt am Dienstag, 3. Juni 2008 den Koenig von Spanien Juan Carlos I. zu einem Gepraech in Schloss Bellvue in Berlin. (AP Photo/Markus Schreiber)

Juan Carlos I y el presidente alemán, Horst Köhler.

Nuevo ángulo para Latinoamérica

La canciller alemana acaba de regresar de Latinoamérica. Aprovechando la última Cumbre de América Latina y la Unión Europea, Alemania se ha esforzado por transmitir que para el subcontinente americano cuenta con una estrategia redefinida. Los germanos no quieren olvidarse de Latinoamérica, no quieren que China acabe desbancando a Europa en inversiones e intercambio comercial con esta región del mundo, y buscan estrechar los lazos de una cooperación que puede ser muy fructífera.

Angela Merkel erhält Karlspreis

Angela Merkel y Juan Carlos I se vieron por última vez el uno de mayo de 2008.

Sobre el nuevo ángulo con el que Berlín mira a Latinoamérica quiere informarse el monarca español, además de saber de primera mano qué impresiones se llevó Merkel de sus estancias en Brasil, Perú, Colombia y México.

También la integración europea y las relaciones de Europa con Rusia estarán, según informa la Casa Real española, entre las cuestiones a tratar. Sin olvidarse, por supuesto, de los contactos diplomáticos entre los países representados: España y Alemania.

“Tradicional amistad”

Las relaciones entre España y Alemania gozan de una buena salud ya tradicional. No sólo porque ambos países compartieran casa dinástica, la de los Habsburgo, cosa que no resulta nada peculiar entre los Estados del continente, sino porque además existe entre ambos lo que se ha venido a llamar la “tradicional amistad”, basada en múltiples compatibilidades sociales, políticas, y también económicas.

Konrad Adenauer nach Unterzeichnung des Besatzungsstatus

Konrad Adenauer: unido a la nación española.

“No necesito apenas subrayar que me siento particularmente unido a la nación española”, declaró el primer canciller de la República Federal Alemana, Konrad Adenauer, en 1953. Incluso durante la época del aislamiento político español, entre 1939 y 1975, España y Alemania mantuvieron el hilo de los contactos: a través del anticomunismo que unía a ambos Estados, a través de los 600.000 españoles que emigraron a Alemania, o gracias a las plataformas que medios como Radio Baviera o la socialdemocracia alemana brindaban a la oposición socialista al franquismo.

Reconstituida la democracia en España, Alemania fue decisiva para que el país entrase en 1986 en la entonces Comunidad Económica Europea, y España estuvo incondicionalmente al lado de Alemania a la hora de su reunificación. Los encuentros hispano-germanos se celebran una vez al año desde 1983, y la última vez que Juan Carlos y Merkel se vieron fue el pasado uno de mayo.

DW recomienda

Comentario

Enlaces externos