1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

ITB 2016: alemanes viajeros

A pesar del terrorismo y las guerras civiles: los alemanes siguen viajando con gusto. Pero las ventas de pasajes disminuyen. Poco antes de comenzar la ITB, la mayor feria turística del mundo, el sector está preocupado.

Malediven Meeru Island Resort

Paraíso vacacional: las Maldivas.

El sector alemán del turismo ha descubierto una nueva palabra clave: seguridad. Los alemanes dudan en viajar a países en los que la seguridad no está garantizada. “Eso lleva a que la gente espere para hacer sus reservas de pasajes”, dice Michael Frenzel, presidente de la Asociación Alemana de Turismo (BTW), poco antes de comenzar la ITB.

El terrorismo, la crisis de refugiados y las tensiones políticas en antiguos paraísos vacacionales intimidan: hasta fines de enero, un millón menos de alemanes han reservado pasajes para sus vacaciones de verano, en comparación con el año pasado. El sector espera que eso cambie pronto: “La gente no se ha decidido aún, pero estoy seguro de que pronto comenzará a comprar más pasajes”, dice Frenzel.

Viajes al Mediterráneo

Los alemanes ven actualmente inseguros sobre todo países tales como Egipto, Túnez y Turquía. Las reservas de pasajes para pasar las vacaciones en Turquía han disminuido un 40 por ciento con respecto a 2015.

Berlin ITB Tourismusmesse Eingang Süd

Entrada sur a la feria de turismo ITB.

El miedo al terrorismo podría afectar también al país socio de la ITB de este año: las Maldivas. Moosa Zamer, su ministro de Turismo, asegura, sin embargo, que en las islas no existe peligro de ataques extremistas. “Por lo menos no más que en otros países. Se trata de una campaña política para dañar el buen nombre de las Maldivas”, agrega.

Récord de viajeros

A pesar de la disminución de las reservas de pasajes, el sector turístico alemán no pierde el optimismo. Las condiciones marco en Alemania son positivas: un bajo desempleo y un aumento de los ingresos reales de muchos alemanes. No obstante, será difícil superar el récord de 2015: el año pasado, los alemanes estuvieron 1.670 millones de días de viaje, tantos como nunca antes. En promedio, cada alemán pasó 21 días de viaje, ya sea en el país o en el exterior. También el turismo interno en Alemania está en auge: en 2015 se registraron 436 millones de pernoctaciones.

Preocupaciones causa que algunos países europeos vuelvan a realizar controles fronterizos, debido al creciente número de refugiados. El fin del sistema Schengen, de libre circulación en gran parte de Europa, afectaría también al sector turístico. “Apoyamos todas las iniciativas tendientes a conservar la libertad de circulación y viaje. No podemos erigir nuevas vallas, porque sería muy negativo para la economía en general y el turismo en particular”, dice Frenzel.

Refugiados y mercado laboral

La crisis de fugitivos también será tema en la ITB. El sector turístico está interesando en contratar refugiados, no bien su estatus legal esté aclarado. Ya más del 30 por ciento de las personas activas en el sector en Alemania tienen un trasfondo migratorio.

La crisis de la industria del turismo no es, sin embargo, una crisis de la ITB. En su 50 aniversario habrá stands de 10.000 expositores provenientes de 180 países o regiones: también todo un récord. La ITB comenzó en 1966 con nueve expositores de cinco países. Este este año se prolonga hasta el 13 de marzo.

DW recomienda