1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Italia aprueba reforma del Senado

La Cámara de los Diputados de Italia aprobó hoy (10.03.2015) la reforma del Senado a la que se opuso el partido de Silvio Berlusconi, Forza Italia (FI), y que permitirá, una vez acabe el trámite Parlamentario, poner fin al bicameralismo perfecto.

De los 630 diputados que componen la Cámara Baja, 357 votaron a favor, 125 lo hicieron en contra y 7 se abstuvieron. El proyecto de ley votado hoy deberá ahora regresar al Senado para iniciar su segunda lectura.

El primer ministro italiano, Matteo Renzi, que no es diputado, se apresuró a celebrar el resultado en su perfil de Twitter y aseguró que la aprobación de su reforma hace de Italia "un país más simple y justo". Puesto que el líder de la coalición de Gobierno y exalcalde de Florencia cuenta con una mayoría holgada en la Cámara Baja, toda la atención estaba centrada en la actuación del partido de Berlusconi, marcado por las divisiones internas.

Berlusconi pidió a su bancada que votara en contra del proyecto de ley, si bien algunos de sus correligionarios habían mostrado su disconformidad. La decisión del líder conservador se debe a la ruptura por parte de Renzi de la alianza que han mantenido desde hace un año después de que el primer ministro propusiera un nombre para la elección del presidente de la República sin consensuarlo con Berlusconi (el de Sergio Mattarella, actual jefe del Estado). El magnate, de 78 años, ha tenido que convencer a algunas voces críticas, como la de Denis Verdini, para que votaran contra la reforma constitucional.

Puesto que este proyecto de ley es una reforma constitucional, sigue un procedimiento especial para su aprobación y deberá ser votado de modo idéntico dos veces por ambas sedes del Parlamento. Aunque la reforma ya fue aprobada el pasado 8 de agosto por el Senado en primera lectura, ahora, en la Cámara Baja, han sido introducidas algunas modificaciones, por lo que tendrá que regresar nuevamente a la Cámara Alta para ser ratificada.