1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Israel condena un supuesto boicot de la empresa Orange

La empresa francesa de telecomunicaciones Orange anunció planes para retirarse del mercado israelí, lo que desató hoy fuertes reacciones políticas en Jerusalén y reclamos al Gobierno galo.

Stéphane Richard, director general de Orange

Stéphane Richard, director general de Orange

La disputa diplomática se generó a partir del comentario realizado ayer miércoles (03.06.2015) por el director general de Orange, Stéphane Richard, en El Cairo, indicando que, de ser posible, cancelaría inmediatamente el contrato con el operador israelí Partner Communications. Orange dijo este jueves que no había motivaciones políticas tras su deseo de poner fin a esta relación. La empresa defendió la medida argumentando que ya no quería estar presente como una marca en países donde no puede ser al mismo tiempo un operador. También afirmó que no participará de ninguna forma de debates políticos.

Tras el comunicado, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, pidió al Gobierno francés que se distancie de "declaraciones y acciones desafortunadas" de Orange. Netanyahu describió la situación como "un imperdonable teatro del absurdo". El Gobierno francés tiene alrededor del 25 por ciento de las acciones de Orange. "Hago un llamado a nuestros mejores amigos a que en voz alta y clara digan que se oponen sin condiciones a cualquier forma de boicot contra el Estado judío", dijo Netanyahu.

Un supuesto boicot

La marca Orange está presente en Israel desde hace años a través de un acuerdo de licencia con el operador israelí Partner Communications. En abril se anunció un acuerdo adicional para 2015. Organizaciones de derechos humanos habían pedido en mayo el retiro de Orange debido a las actividades de Partner Communications en los territorios palestinos ocupados por Israel. La ministra de Cultura, Miri Regev, exigió al presidente francés, François Hollande "cero tolerancia al antisemitismo" y el despido de Richards. También el Centro Simon Wiesenthal condenó las declaraciones y exigió una "disculpa al pueblo judío".

Por su parte, el presidente de Partner Communications, Haim Romano, recalcó que Orange iba a tener que "pagar mucho" para compensar el daño causado. "No es la política del consorcio que un operador sobre el cual no tenemos control utilice nuestra marca", argumentó Richard sobre su postura en el diario Le Monde. "Todo esto no tiene nada que ver con el contexto político", agregó.

Sin embargo, en Israel el anuncio de Orange se interpreta como un boicot. En las cercanías de Tel Aviv empleados de Partner Communications se manifestaron contra el anuncio de Richards y ocultaron el logotipo de Orange con grandes banderas israelíes.


MS (dpa/efe)