1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Irán: elecciones con redes bloqueadas

El 19 de mayo habrá elecciones presidenciales en Irán. El actual mandatario del país, el reformador Hasan Rohani, había prometido desbloquear el acceso a Facebook y a Twitter, pero los conservadores ofrecen resistencia.

Iran Präsident Rohani zu U.S. Luftschlägen gegen syrischen Luftwaffenstützpunkt (picture-alliance/AA/Iranian Presidency)

Elactual mandatario persa, Hasan Rohani.

“Si no fuera por mi gestión, no habría en Irán ninguna red social” aseguró el mandatario persa, Hasan Rohani, el pasado 10 de abril, día en que tuvo lugar su última conferencia de prensa. Al día siguiente comenzó oficialmente la campaña para los comicios presidenciales: el 19 de mayo los iraníes elegirán al jefe del Gobierno. Faltando poco más de un mes para la cita en las urnas, la población todavía no tiene del todo claro quiénes serán los aspirantes al cargo. El pasado 11 de abril se dio incio al registro de las candidaturas. Ese proceso culmina este domingo (16.4.2017). La lista de nominados debe pasar por el filtro del Consejo de Guardianes, que escrutará y aprobará o no las candidaturas. El Consejo Guardián es parte integral del sistema político iraní; esa es la instancia que avala las “calificaciones ideológicas” de los aspirantes a la presidencia antes de las votaciones. Hasta el propio Rohani, que aspira a la reelección, tiene que someterse nuevamente a esa prueba.

Pero ese no es el mayor desafío de Rohani: su administración reformadora tiene adversarios nada despreciables. De hecho, el pasado 10 de abril, la televisión estatal se negó a transmitir en vivo una alocución suya, articulada en rueda de prensa. Sucede que el director de la radio y la televisión estatal IRIB es nombrado directamente por el jefe de Estado, Ayatola Ali Jamenei, y pertenece a los círculos conservadores. La conferencia de Rohani sólo pudo ser contemplada en directo a través de Instagram, una de las pocas redes sociales de libre acceso en el país. La cuenta de Instagram de Rohani cuenta con más de un millón de seguidores; muchos más que los del popular director técnico de la selección de fútbol. “El campo reformista tiene su base en los jóvenes de los estratos culturales más altos de la sociedad”, explica el politólogo Sadegh Zibakalam de la Universidad de Teherán. “Y él les habla directamente a través de las redes sociales”, añade en diálogo con DW. De ahí que no extrañe que, durante su campaña electoral, Rohani haya prometido presionar por un cese del bloqueo de Internet. Todos los iraníes deben tener el derecho a acceder fácilmente a toda la información disponible en el mundo, afirmaba el presidente.

Facebook y Twitter todavía están bloqueadas

Irán es un país joven. La edad media de su población es de 30 años. Más de la mitad de los 80 millones de habitantes tiene acceso a Internet, según cifras oficiales. No obstante, redes sociales como Facebook y Twitter están bloqueadas. Muchos eluden  la censura con accesos de tipo VPN. Eso vale también para los políticos. Casi todos los de tendencia reformista tienen cuentas de Twitter. Esa red social es un medio de gran utilidad en Irán, a pesar de estar prohibido: tras las disputadas elecciones presidenciales de 2009, Twitter fue el canal para la difusión mundial de noticias sobre el movimiento de protesta. Los manifestantes utilizaban Twitter para coordinar sus acciones. Twitter fue el medio del "Movimiento Verde".

Durante el mandato de  presidente Mahmoud Ahmadinejad, Twitter estuvo estrictamente controlado. La línea dura de sus dos períodos (2005-2013) se expresó también en amenazas contra Israel y la expansión del programa nuclear de forma continua durante las tensiones con Occidente .Sólo unas semanas antes de la elección presidencial, el ex presidente Ahmadinejad anunció una nueva cuenta en Twitter. "Soy yo. Paz, amor y saludos," dijo a principios de marzo a sus partidarios en un mensaje de video extendido en Twitter en inglés. Se trató, claramente, de una nueva estrategia de la campaña conservadora.

El líder supremo de Irán, Ali Jamenei, cuya palabra en la República Islámica es prácticamente la ley, se había manifestado contra los fundamentalistas radicales ya en 2016 de una candidatura. Incluso, fue claro al oponerse a una candidatura de Ahmadinejad, de 60 años. Sin embargo, tras varios rechazos, el expresidente Ahmadinejad se inscribió para la elección presidencial el 19 de mayo. Junto con su antiguo adjunto, Hamid Baghaei, se presentó el 12 de abril en el registro del Ministerio del Interior. Ahmadinejad aseguró que su única intención es apoyar a al dos veces vicepresidente Hamid Baqaí como candidato para que compita contra el reformador Rohani.