1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Interrumpido el tráfico de mercancías entre Serbia y Croacia

El delicado equilibrio geopolítico en los Balcanes se está agravando por la crisis migratoria. Cierres de fronteras y acusaciones dejan en un segundo plano la situación de miles de refugiados.

Croacia y Serbia continúan con su política y mensajes de represalias y bloqueos fronterizos mutuos. Si Zagreb cerró el pasado lunes el paso de los camiones serbios, Belgrado ordenó la pasada medianoche el veto a las mercancías croatas. Serbia ha cerrado sus fronteras a productos croatas en represalia a la misma medida adoptada días atrás por el país vecino, anunció hoy (24.09.2015) el ministro del Interior, Nebojsa Stefanovic. La medida entra en vigor de inmediato, indicó el ministro desde el importante paso fronterizo serbo-croata de Batrovci-Bajakovo, en la autopista que comunica Belgrado con Zagreb.

Stefanovic argumentó que es una respuesta al cierre de fronteras que adoptó Croacia para los camiones serbios. El tráfico de automóviles, sin embargo, no se ha visto afectado hasta el momento. El trasfondo del conflicto es el traslado en una semana de casi más de 44.000 refugiados de Serbia a la frontera con Croacia.

El primer ministro croata, Zoran Milanovic, criticó a su homólogo serbio Aleksandar Vucic por no haber cumplido con su palabra. En una conversación telefónica instó a Vucic a frenar la llegada de refugiados, dijo Milanovic.

Kroatien Opatovac Flüchtlingslager Erstaufnahmeeinrichtung

Mogherini: "El cierre de las fronteras no es una solución".

Pero Vucic “no hizo nada. Una manipulación de este tipo funciona quizás en Belgrado, pero no en Zagreb ni en Europa”, dijo Milanovic.

“Serbia puede resolver esto de forma sencilla. No vamos a cerrar las fronteras a los refugiados. Pero podemos recibir por día entre 4.000 y 5.000. Recibimos en un día 9.000, eso es demasiado”, dijo hoy el primer ministro croata.

“Serbia permite que la gente pase desde el sur sin ningún control, pero luego los traslada al norte y se forma aquí un embudo”. Belgrado tiene que iniciar un control del flujo de refugiados - en su mayoría sirios que llegan de Macedonia, Grecia y Turquía - y trasladar a algunos al norte de Hungría. Sólo entonces podremos volver a abrir la frontera, dijo. Nosotros “hemos recibido a todos, pero ya no podemos más”, agregó.

En respuesta, el Gobierno croata comenzó a impedir el paso a su territorio de vehículos matriculados en Serbia e incluso de sus ciudadanos, aunque esto último sólo durante algunas horas hoy.

Sin respuesta del presidente serbio

Croacia es el último país que se incorporó a la Unión Europea, en julio de 2013. Serbia, sin embargo, no forma parte de la UE, aunque aspira a ingresar en ella. “No vamos a responder. Frente a la locura no hay reacción”, dijo Vucic en Belgrado, agregando que espera que la UE imponga la apertura de la frontera.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores de Serbia envió una protesta a Croacia. La prohibición de entrada para los serbios o para los automóviles serbios “no tiene precedentes en el mundo civilizado. Sólo se puede comparar con las medidas tomadas en el Estado fascista de Croacia” durante la Segunda Guerra Mundial, dijo el Ministerio en un comunicado.

Aleksandar Vucic Premier Serbien Zoran Milanovic Premier Kroatien

El primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, y su homólogo croata, Zoran Milanovic.

En tanto, la responsable de la Política exterior común de la UE, Federica Mogherini, estableció contacto con las autoridades serbias y croatas para buscar una solución al problema, dijo una portavoz de la Comisión Europea. “El cierre de las fronteras no es una solución, y en parte de nuestro continente podrían desatarse sentimientos y emociones complicadas que no necesitamos en este momento”, dijo Mogherini.

JC (dpa, EFE)