1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Iniciativas ciclistas en Copenhague: las "Cicloautopistas"

Con el objetivo de aumentar su número de ciclistas mientras se reforma la infraestructura de la ciudad, Copenhague se sitúa a la vanguardia de Europa con las innovaciones más creativas en ciclismo.

default

Copenhague ha sido bautizada como la capital de las bicicletas del mundo.

La imagen de una mujer con tacones altos montando en bicicleta al salir de la oficina a la hora de mayor tráfico es algo corriente en ciudades como Copenhague, Amsterdam o Berlín. En la Europa urbana, el ciclismo es una forma de vida.

Según Mike Harris, arquitecto de la estrategia ciclista de Copenhague, se pueden encontrar unas 10.000 bicicletas aparcadas en la Estación Central de Amsterdam en todo momento. A lo largo de la ciudad, más bicicletas aparcadas ocupan casi cada rincón.

La calle con más bicicletas del mundo es Norrebrogade, en Copenhague: por ella pasan unos 37.000 ciclistas al día. Actualmente se están ampliando sus carriles para evitar los atascos diarios.

Pero los problemas que surgen de ir en bicicleta no son nada comparados con el tráfico, ruido y polución que causan los coches. Por eso, Copenhague está desarrollando el llamado “Cycle Super Highways” (“Cicloautopistas”), con miras a los 100.000 ciclistas que entran y salen de Copenhague cada día.

Fahrradstadt Kopenhagen

Un 37% de los habitantes de Copenhague utilizan la bici para ir al trabajo o a la escuela, y la ciudad aspira a alcanzar el 50% para el año 2015.

Una ciudad ciclista

Copenhague ha sido bautizada como la capital de las bicicletas del mundo, con un 37% de sus habitantes utilizando una bici para ir al trabajo o a la escuela; la ciudad aspira a alcanzar el 50% para el año 2015.

“Durante las últimas décadas, la ciudad de Copenhague ha priorizado el tráfico de bicicletas”, dice Jakob Schiott Stenbaek Madsen, representante de la Federación de Ciclistas Danesa en el proyecto, “con inversiones constantes en infraestructura, campañas e innovadoras ideas que han influido en la cultura ciclista.” Con 17.000 miembros, la Federación de Ciclistas Danesa ha sido la voz de los amantes de las bicicletas durante más de un siglo, dedicada a mejorar tanto la seguridad como la infraestructura.

Según Zofia Anna Jagielska, del Centro de Tráfico, ir en bicicleta en Copenhague no es algo que se determine por estatus social o económico, ni tampoco por edad, educación ni razones similares. “Todo el mundo lo hace, así que se puede decir que ir en bicicleta está de moda aquí”, añade. “Los habitantes de Copenhague no se consideran ciclistas, sino que usan la bici como modo de transporte diario de forma tan subconsciente como el lavarse los dientes.”

Fahrräder in Amsterdam

Se pueden encontrar unas 10.000 bicicletas aparcadas en la Estación Central de Amsterdam en todo momento.

Cicloautopistas

El proyecto de las Cicloautopistas ya se ha implementado en 18 municipalidades alrededor de la capital danesa. Lanzado en 2010, el proyecto consiste en crear carriles bici que discurren paralelamente a las autopistas, a menudo mejorando la infraestructura ya existente para hacer las rutas más atractivas para los ciclistas de los suburbios y regiones de las afueras.

Actualmente, sólo un 10% de los ciclistas viajan más de 10 kilómetros (6,2 millas) cada día en bici, pero las Cicloautopistas aspiran a animar a más viajeros a pedalear este tipo de distancias.

Entre las características de estas Cicloautopistas se incluyen las rutas más directas, sin desvíos, señales comunes y carriles para bicicletas pintados a través de grandes intersecciones. Asimismo, se han creado estaciones de servicio con bombas de aire y otras herramientas necesarias, y, además, como premio especial, si uno es capaz de pedalear a 20 kilómetros por hora, se le otorga la “Ola Verde”, y encuentra todos los semáforos en verde durante su trayectoria.

Actualmente se discute la construcción de ciclovías para tráfico rápido y lento, un elemento con el que Mike Harris no termina de simpatizar: “Lo maravilloso de ir en bici es que la gente negocia un mismo espacio con contacto visual y lenguaje corporal”, explica. “Esto tiene un profundo efecto a nivel social. Consideremos la cultura del automóvil, donde los conductores “poseen” carriles: se vuelven avariciosos y agresivos a causa de esa territorialidad. Mientras el carril sea lo suficientemente ancho, mantener las buenas formas es simple, a no ser que uno se exceda.”

Autora: Melanie Sevcenko / Lydia Aranda Barandiain

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda