1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Ilegal en Alemania y, sin embargo, camino de la universidad

De padres latinoamericanos, nació y ha crecido en Alemania, pero vive en el país de forma ilegal. Se hace llamar Carmen para permanecer anónima y explicar su historia. Sin derechos, pero con sueños: ir a la universidad.

default

El drama de no tener papeles.

¿Se imagina haber nacido y crecido en un país y, sin embargo, no gozar de ninguno de los derechos de los que disfrutan sus ciudadanos? Ir al médico, viajar al extranjero, sacarse el carné de conducir,... Lo que para el resto se da por hecho se convierte en una carrera de obstáculos para aquellas personas que no tienen sus papeles en regla. Sin permiso de residencia, la vida no sólo es más complicada. El temor a ser descubierto obliga a vivir en la sombra, en un precario juego de equilibrios que en cualquier momento puede quebrarse.

El caso de Carmen

Deutschland Bildung Hochschule Spitzenuniversitäten

Carmen irá a la universidad pese a ser ilegal.

Nació, vive y estudia en Alemania. Pero no es alemana. Ni siquiera tiene permiso de residencia. Su estatus en el país es ilegal. Sin embargo, su vida se parece a la del resto de los jóvenes de su edad con los que comparte clase en el instituto. De hecho, el año que viene quiere rendir el examen de acceso a la universidad. Sus especialidades son "alemán e inglés", dice, y añade: "me gusta leer libros".

Se hace llamar Carmen, pero ése no es su verdadero nombre. Es el precio -uno de tantos- que su situación le obliga a pagar para dar a conocer su historia. Sus padres llegaron a Alemania hace más de 20 años procedentes de un país de América Latina. Aunque ambos tienen trabajo, tampoco disponen de permiso de residencia. Su situación es, como la de Carmen, ilegal.

Y temen por su hija. Pese a que la apoyan incondicionamente para que finalice el bachillerato y acceda a la universidad, saben de los peligros que encierra su situación. Como explica Andrea Bode, miembro de la organización de derechos humanos FIM, con sede en Fráncfort, "naturalmente, los padres tienen siempre miedo por lo que significa ese paso -acudir a la universidad-". "Porque con ese paso abandonan un poco más su existencia en la sombra", dice Bode. Organizaciones como FIM luchan para que niños como Carmen puedan ir a la escuela de forma oficial.

Obligada a mentir

Karlsruhe Erschwindelter Pass darf wieder entzogen werden

¿Cómo llevar una vida normal siendo ilegal?

Oficialmente, Carmen se halla empadronada en casa de un familiar. Sólo así ha podido ocultar hasta ahora que no tiene papeles. Obviamente, en el instituto nadie sabe de su situación. Ni amigos ni profesores. Pero el precio que tiene que pagar por ello es muy alto: a menudo, Carmen se siente sola. "No puedo salir de fiesta. Es más seguro que no ande por ahí por la noche", explica.

Además, en agunas situaciones se ve obligada a mentir. Como cuando una amiga le propuso ir con ella de viaje a Francia. "Le dije que estaba enferma, que no podía. Tuve que avisar con poca antelación que no podía. Me hubiera gustado ir", se lamenta. A medida que se hace mayor, Carmen es más consciente de los problemas que acarrea su situación. Y de las cosas que le están vetadas.

Como sacarse el carné de conducir y tener su propio coche, algo que sí podrán hacer sus amigos. Carmen expresa sus deseos: "quiero ser independiente, quiero un coche propio, quiero esas cosas. En realidad, me gustaría hacer algo relacionado con los idiomas, pero me he decidido por estudiar ciencias empresariales. Quiero llevar la vida normal que todos llevan".

DW recomienda