1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Hungría apoyará a Polonia ante la “inquisición” europea

El primer ministro Viktor Orbán aseguró que su país usará todas las herramientas legales disponibles para respaldar medidas polacas que la UE ve como antidemocráticas.

La polémica reforma judicial que anunció el gobierno de Polonia escribió este sábado (22.07.2017) un nuevo capítulo en las disputas entre ese país, Hungría y la Unión Europea, luego de que el primer ministro de Budapest, Viktor Orbán, se sumara a la discusión asegurando que su país defenderá a Varsovia ante la Unión Europea, luego de que Bruselas amenazara con sanciones al país por socavar la democracia.

 

Más información:

-Senado polaco aprueba también controvertida reforma judicial

-Protestas en Polonia contra la reforma del sistema judicial

 

"La ofensiva inquisidora lanzada contra Polonia no va a tener éxito, porque Hungría usará todas las herramientas legales dentro de la Unión Europea para mostrar solidaridad con los polacos”, dijo Orbán en un discurso televisado que dio en Baile Tusnad, Rumania. Polonia pretende seguir adelante con sus planes a pesar de las multitudinarias protestas de la ciudadanía y de la oposición de la UE.

Orbán y el líder polaco Jaroslaw Kaczynski han surgido en los últimos años como opositores a las políticas de la Unión Europea, donde se los ve como estandartes de valores antidemocráticos. La nueva ley polaca busca, entre otras variaciones, permitir que los jueces sean nombrados por el Parlamento, acortar sus mandatos y dar potestad al ministro de Justicia sobre la posibilidad de extenderlos, entre otras reformas.

Es culpa de Soros

En otras declaraciones, Orbán sostuvo que las vallas fronterizas erigidas por su país son barreras para impedir los esfuerzos del multimillonario estadounidense George Soros, nacido en Hungría, de apoyar la inmigración musulmana a Europa. Según Orbán, Soros, uno de sus principales enemigos políticos, busca crear "una Europa nueva, mezclada, musulmana” y lo acusó de que querer cambiar "la identidad cultural del país”.

Por su parte, el ministro polaco de Exteriores, Witold Waszczykowski, rebatió las críticas internacionales a la reforma judicial impulsada por el Gobierno nacionalista de Ley y Justicia y garantizó que no afecta a la independencia de jueces y tribunales, sino que busca recuperar el respeto de los ciudadanos en el sistema. Mediante un comunicado, el político dijo que las preocupaciones eran "prematuras” porque el procedimiento legislativo todavía sigue en marcha.

DZC ( Reuters, AP, EFE)

DW recomienda