1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Humala prioriza ley laboral juvenil sobre cumbre de la CELAC

El presidente de Perú canceló su asistencia a la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en Costa Rica, para atender “actividades nacionales”.

Ollanta Humala (archivo)

Ollanta Humala (archivo)

"La cumbre CELAC (que comienza este martes 27 de enero) es importante, pero viendo los temas que hay acá, hemos dispuesto cancelar ese viaje. Prefiero cumplir las actividades nacionales que tengo, que por cierto son bastantes", sostuvo el presidente Ollanta Humala desde la sede de gobierno.

El mandatario dio esas declaraciones y envió un oficio al Parlamento para retirar su solicitud de viaje cuando los congresistas llevaban más de una hora de debate sobre la conveniencia de la salida del país del presidente. "No queremos que este tipo de temas distraigan al Congreso (...) Hoy los congresistas tiene que debatir la ley laboral juvenil y es una segunda oportunidad para que se reencuentren con el futuro del país", manifestó el gobernante en referencia a la legislatura extraordinaria del pleno, que decide el destino de la polémica norma, rechazada por diversos sectores.

Aunque Humala anunció la cancelación del viaje, la autorización por parte del Congreso no era segura, pues varias bancadas de oposición, como la derechista Fuerza Popular y el centroderechista Partido Aprista, habían anunciado su negativa a permitir la salida del país del mandatario.

Polémica Ley Laboral Juvenil

Según las encuestas, la Ley Laboral Juvenil, que recorta varios beneficios laborales a los jóvenes entre los 18 y 24 años, reduciendo las vacaciones de 30 a 15 días y desconociendo el pago de gratificaciones (salario extra) y compensación por tiempo de servicios (CTS), es rechazada por el 76 por ciento de los peruanos, mientras que un 54 por ciento considera que debe ser derogada. Humala la defiende porque considera que sirve para estimular a los patrones a regularizar la situación de casi dos millones de empleados jóvenes que actualmente no cuentan con un empleo formal. Pero quienes la rechazan argumentan que la norma legitima la sobreexplotación por parte de las grandes compañías, mientras que los informales seguirán aprovechándose de los jóvenes, porque saben que el Estado no tiene mecanismos para impedirlo.

Mientras los parlamentarios debaten seis proyectos de ley que proponen desde derogar hasta modificar o suspender la también llamada "Ley Pulpín" ("pulpines" llaman coloquialmente los peruanos a quienes están saliendo de la adolescencia), diversos colectivos juveniles han salido a las calles en demanda de su derogación. La medida de fuerza incluye marchas por el centro histórico de Lima, concentraciones en las céntricas plazas San Martín y Dos de Mayo, así como manifestaciones similares en diversas ciudades del país, como Arequipa, Trujillo y Cusco.

Esta es la quinta protesta convocada por colectivos juveniles, y se propone llegar al Parlamento, zona en la que están prohibidas las concentraciones. Debido a que la marcha anterior derivó en disturbios con heridos y detenidos, el ministro del Interior, Daniel Urresti, sostuvo que la Policía no va a agredir a los manifestantes. "Si ellos deciden ir por otras zonas, la Policía los va a acompañar, pero también va a resguardar que no ingresen a una zona prohibida, como el Congreso", dijo.

RML (dpa, efe)

DW recomienda