1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Histórico discurso del papa ante la Asamblea General de la ONU

El pontífice católico abogó por el fin de las armas nucleares y de los privilegios en organizaciones internacionales, defendió el "derecho del ambiente" y recordó los conflictos aún abiertos en el mundo.

El papa Francisco pidió este viernes (25.09.2015) ante la Asamblea General de Naciones Unidas "un mundo sin armas nucleares" y criticó los privilegios de determinados países en las organizaciones internacionales. "Una ética y un derecho basados en la amenaza de destrucción mutua -y posiblemente de toda la humanidad- son contradictorios y constituyen un fraude a toda la construcción de las Naciones Unidas, que pasarían a ser 'Naciones Unidas por el miedo y la desconfianza'", dijo el pontífice católico ante 150 líderes mundiales, que a partir de esta jornada participan en la Cumbre del Desarrollo Sostenible.

"Hay que empeñarse en un mundo sin armas nucleares, aplicando plenamente el Tratado de no proliferación, en la letra y en el espíritu, hacia una total prohibición de estos instrumentos", pidió Francisco, y alabó sin citarlo el compromiso alcanzado con Irán como prueba del diálogo para solucionar conflictos.

El pontífice habló también del "odio y la locura" que sufren en Oriente Medio, el norte de África y otros países los cristianos y otros grupos culturales o étnicos. El Papa recordó los conflictos actuales de Ucrania, Siria, Irak, Libia, Sudán del Sur y en la región de los Grandes Lagos. Y mencionó también el narcotráfico como "guerra asumida y pobremente combatida" y que lleva a una corrupción que genera "una estructura paralela que pone en riesgo la credibilidad de las instituciones".

No más países privilegiados

Ante el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, Francisco dijo claramente que hay que acabar con el privilegio del que gozan los cinco miembros permanentes de su Consejo de Seguridad (China, Estados Unidos, Rusia, Francia y el Reino Unido). Debe ser el final también para los privilegios "en los organismos financieros internacionales y los grupos o mecanismos especialmente creados para afrontar las crisis económicas", agregó. Esos organismos, dijo Francisco, "han de velar por el desarrollo sostenible de los países y la no sumisión asfixiante de estos a sistemas crediticios que, lejos de promover el progreso, someten a las poblaciones a mecanismos de mayor pobreza, exclusión y dependencia".

Francisco instó a que en la próxima Conferencia de París sobre Cambio Climático, a fines de año, se alcance acuerdos "fundamentales y eficaces" y habló del concepto del "derecho del medio ambiente" porque, aseguró, "cualquier daño al ambiente (...) es un daño a la humanidad".

EAL (efe, dpa)