1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

¿Hillary u Obama? that's the question

Tras el amplio triunfo de Barack Obama en las primarias de Carolina del Sur, la prensa europea vuelve a dedicar editoriales a la pugna entre los precandidatos demócratas, que se ha robado la película.

default

Obama saborea la victoria en Carolina del Sur.

Neue Osnabrücker Zeitung, de Osnabrück: “Desde este fin de semana, una cosa debe haber quedado clara: Estados Unidos quiere el cambio, está harto de George W. Bush, sus dichos superficiales y sus consignas. Dos indicios: en las primarias de Carolina del Sur, un tradicional bastión republicano, acudieron a votar más electores por los demócratas que por los republicanos. Además, la prensa centra cada vez más su atención en la lucha entre los candidatos demócratas Barack Obama y Hillary Clinton. Tras el contundente triunfo de Obama es más incierto que nunca cuál de los dos terminará imponiéndose. No sólo el propio electorado se muestra dividido. Toda la sociedad vibra entretanto con la polarizante pregunta: ¿mujer o negro?”

La carta religiosa de Obama

Salzburger Nachrichten, de Salzburgo: “Obama juega varias cartas con gran habilidad. Emplea el color de su piel para aprovechar el importante potencial electoral de los afroamericanos. Pone de relieve su juventud para dar la impresión de que, como hombre joven, es automáticamente el garante de una nueva política. Y sugiere que está en buena sintonía con fuerzas superiores. Ya sea que uno crea o no en su religiosidad, este comportamiento también encierra peligro. Cuando la religión ya no determina sólo la vida personal, sino también en forma creciente la política, aumenta el riesgo de que los políticos caigan en un fundamentalismo de motivación religiosa. Cuanto más se diluyen los límites entre religión y Estado, más se ponen en duda las reglas democráticas."

El apoyo del clan Kennedy

La Stampa, de Turín: “Los Kennedy se han puesto de parte de Barack Obama. Éste es un espaldarazo importante. Aparte del prestigio que supone tener de su lado a una de las familias más influyentes de la política estadounidense, el apoyo del clan Kennedy podría ser de gran ayuda para evitar la fuga de votos de los blancos y de los electores más moderados”.

Más que una cuestión racial

El País, de Madrid: “La victoria de Barack Obama en las primarias demócratas de Carolina del Sur sugiere por sus dimensiones -ha doblado a Hillary Clinton en votos, con una gran participación- algo más que el triunfo de un candidato negro en un Estado sureño con un alrededor del 30% de habitantes de esta raza. Pese a que los estrategas clintonianos minimizan el valor de los resultados, cuatro de cada cinco votos negros han ido al joven senador por Illinois y hasta la cuarta parte de los blancos, más de los que casi todos predecían”.