¿Hay una lucha de clases tras la violencia urbana? | Alemania | DW | 21.08.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

¿Hay una lucha de clases tras la violencia urbana?

La violencia en las grandes urbes inquieta a los alemanes: los coches siguen ardiendo en Berlín y la Schanzenfest, la fiesta de calle anual de la escena autónoma de izquierda hamburguesa, vuelve a terminar en tumultos.

default

Cinco policías resultaron heridos y treinta y un personas fueron arrestadas en Hamburgo.

Todos los veranos, desde 1988, tiene lugar en Hamburgo una pintoresca fiesta de calle en la avenida Schulterblatt y sus veredas adyacentes, atrayendo a miles de personas al vecindario de Sternschanze con su bazar, sus ofertas gastronómicas, artesanales y musicales. Lo que distingue a este evento, conocido como Schanzenfest, de los festejos de otros sectores de la ciudad, es el barniz político que le dan sus organizadores: miembros de la escena autónoma de izquierda hamburguesa, simpatizantes del anarquismo como movimiento social y residentes amenazados con verse expulsados de su barrio por el encarecimiento de los alquileres.
Desde 2003, la fiesta transcurre sin sobresaltos durante el día, pero termina con tumultos en cuanto cae la noche. Y la Schanzenfest de este 20 de agosto no ha sido la excepción. El ya tradicional enfrentamiento entre la policía local y los revoltosos, en su mayoría jóvenes, comenzó poco antes de la medianoche, luego de que contendores de basuras fueran incendiados y de que la fachada de una entidad bancaria fuera agredida con piedras y botellas. Enmascarados encendieron fuego frente al banco e intentaron abrir el portón hasta que intervinieron los agentes del orden. Cinco policías resultaron heridos y treinta y un personas fueron arrestadas.
Aunque estos disturbios causaron menos estragos que los de 2010, ni los 2.100 agentes –reforzados por efectivos de seguridad de otros Estados federados– ni los tanques con cañones de agua utilizados pudieron evitar que por lo menos cuatro vehículos policiales sufrieran serios daños y un coche de lujo ardiera en llamas. El hecho de que el número de heridos se redujera a menos de la mitad este año tampoco disipó la preocupación que este incidente siembra entre los alemanes. Y es que, en esta oportunidad, el alboroto en Hamburgo viene precedido por la sistemática y prolongada quema de automóviles en Berlín.
Temiendo por la paz social
Krawalle Schanzenfest in Hamburg

La Schanzenfest transcurre sin problemas durante el día, pero siempre termina en tumultos.

Puede que muchos se hayan acostumbrado a la refriega de la Schanzenfest como se habituaron también a los tumultos que sacuden a la capital alemana cada 1° de mayo. Pero, tras las protestas violentas y los actos de vandalismo que se vieron en Gran Bretaña recientemente, no son pocos los que se preguntan si el impulso destructivo que viene dejando onerosos rastros en las calles de las urbes germanas más grandes puede intensificarse hasta poner en jaque la paz social en todo el país. La propia Angela Merkel, canciller de Alemania, comparó lo que ocurre en Berlín con los disturbios de Londres y hasta con los de París del 2005.

En su artículo Brecha social en Berlín: el muro invisible, publicado en el semanario Der Spiegel, Tijs van den Boomen comenta que aún se desconocen los motivos detrás de los 300 coches quemados en Berlín y los 200 que han ardido en Hamburgo. Pese a que puede tratarse de pirómanos sin agenda política alguna, imitadores sin nada mejor que hacer y hasta de personas intentando timar a sus aseguradoras, las autoridades consideran a los autónomos de la escena izquierdista como los primeros sospechosos, observa el periodista, preguntándose si habrá algo de cierto en que los coches en llamas son el signo de una nueva lucha de clases.
Políticos tan opuestos como Wolfgang Bosbach, de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), y Dieter Wiefelspütz, del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), coincidieron al describir los ataques pirotécnicos de Berlín como incipientes formas de terrorismo, aunque sólo Bosbach se atrevió a mencionar los primeros atentados del desaparecido grupo terrorista Fracción del Ejército Rojo (RAF) como antecedente. Mientras tanto, la vicepresidenta de la policía berlinesa, Margarete Koppers, aseguraba que “la escena clásica de la extrema izquierda ni está detrás de los hechos ni los aprueba”. Pero, entonces, ¿a quién o a qué se puede atribuir esta violencia?
¿Menos barrios ricos, más barrios mixtos?
Symbolbild Brennendes Auto

No se sabe quién está detrás de la quema de coches en Berlín y Hamburgo.

Van den Boomen describe en su texto la transformación socioeconómica de los vecindarios de Berlín, su aburguesamiento, como uno de los detonantes de las fricciones que tienen lugar entre grupos sociales contrastantes en esa ciudad. Los jóvenes profesionales que ganan bien se asientan en determinados barrios, atraídos sobre todo por su vida nocturna, el entretenimiento proporcionado por los artistas y la variedad culinaria ofrecida por los inmigrantes que llegaron antes, atraídos por los alquileres bajos. Con el paso del tiempo, el perfil de la zona se transforma, la manzana se encarece, y sus habitantes previos se ven marginados, primero, y expulsados, después.

Considerando que este fenómeno tiene lugar también en algunos sectores de Hamburgo, ¿cabe pensar que la quema de coches forma parte de una estrategia para evitar el aburguesamiento de ciertos barrios? Van den Boomen no llega tan lejos, pero, juzgando por los ejemplos de integración social armoniosa que ha visto en la capital de Alemania, concluye que es la convivencia de grupos con rasgos socioeconómicos diferentes en los vecindarios y no la separación de los barrios ricos y pobres lo que puede contribuir a un desarrollo positivo de la ciudad. Sin embargo, advierte que, debido a su histórica prosperidad económica, el lado occidental de Berlín tiene mayor probabilidad de practicar “experimentos urbanos” exitosos que el lado oriental.
Autor: Evan Romero-Castillo
Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda