1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Harry Potter: 20 años de culto

Nadie se habría imaginado que la escritora Joanne K. Rowling se convertiría en millonaria gracias a la historia de un niño aprendiz de mago, Harry Potter. Ni que este desencadenaría la pottermanía.

El café "La casa del elefante” se considera el lugar donde nació Harry Potter. Allí Joanne K. Rowling creó gran parte de los primeros volúmenes de la saga de Harry Potter. La idea del aprendiz de mago se le ocurrió a Rowling con anterioridad cuando viajaba de Manchester a Londres en tren. En ese entonces era profesora, madre de un niño pequeño y recién separada. No podía trabajar, porque debía cuidar de su hijo, recibía ayuda social y tenía mucho tiempo para escribir. Del resto se encargó su fantasía.

En 1995, la escritora finalizó "Harry Potter y la piedra filosofal". A partir de ahí, Rowling comenzó su peregrinaje por las diversas editoriales, donde se le aconsejaba que probara a buscar otro trabajo, ya que nadie se hace rico con libros infantiles.

Más información:

Bruselas: exposición sobre Harry Potter atrae a más de 100.000 personas

J. K. Rowling gana premio PEN a la libertad de expresión

Multimillonaria y famosa

Veinte años después de la publicación del primer libro sobre Potter, el 26 de junio de 1997, con una tirada inicial de 500 ejemplares, Rowling es, en la actualidad, una de las escritoras más ricas del mundo. En siete libros ideó todo un mundo, tan cercano a la realidad, que los lectores desean pertenecer a la trama.

La historia del aprendiz de hechicero, quien tras muchos años consiguió vencer al asesino y enemigo mortal de sus padres, dio para llenar siete volúmenes. Estos se publicaron entre 1997 y 2007, se tradujeron a 80 idiomas y se vendieron más de 450 millones de veces. Solo en Alemania, 33 millones. Las adaptaciones cinematográficas (2001-2011) fueron un éxito de taquilla: recaudaron casi siete mil millones de euros.

Seguidores de Harry Potter con el libro Harry Potter y el niño maldito

En 2016, los seguidores de Harry Potter con el libro "Harry Potter y el niño maldito".

Potter versus Nintendo

Sin embargo, el éxito no se produjo en un abrir y cerrar de ojos. Tuvieron que pasar varios años, tras la publicación del primer volumen, para que Harry Potter arrasara en las librerías y explotara en todo el mundo el culto a la mágica saga: la pottermanía. Tras el tercer volumen, Rowling era tan conocida que del cuarto tomo se publicaron directamente millones de ejemplares.

En una época dominada por las consolas y las computadoras, se podían ver escenas un tanto insólitas. El día que salía a la venta un nuevo volumen del pequeño Harry, niños y jóvenes hacían cola ante las librerías de todo el planeta. Muchas tiendas abrieron de madrugada para poder afrontar la avalancha de personas. Siguió siendo así hasta la publicación del último libro de la famosa saga.

Harry Potter con su hijo Albus Severus y su esposa Ginny.

Harry Potter con su hijo Albus Severus y su esposa Ginny.

El culto continúa

Incluso después de que se conociera el desenlace de la historia, el culto continúa, la promoción funciona por sí sola y los seguidores de Potter pueden disfrutar en parques temáticos o seguir las huellas del aprendiz de mago en los llamados "spin offs” o precuelas. Una de ellas es un libro de texto de la escuela de magia de Potter, Hogwarts, en el que se describe a "Animales fantásticos y dónde encontrarlos”. En 2013, se realizó una película sobre dicho libro con mucho éxito e incluso obtuvo un Oscar.

Rowling siguió alimentando a las masas hambrientas de magia al estilo Potter con un guion que se representó en Londres en una obra de teatro bajo el título de "Harry Potter y el niño maldito”. Harry Potter, 20 años tras la publicación del último tomo de la saga, adulto, casado y con tres niños y muchos problemas con su hijo mayor. En Alemania, este libro que, en definitiva recoge el guion escrito por Rowling, fue uno de los más vendidos, a pesar de que la representación es difícil de leer.

 

Silke Wünsch (RMR/ERS)

DW recomienda