1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Halver: el BCE "insemina artificialmente" los mercados

El Dax supera por primera vez la marca de los 12.000 puntos. El analista del Baader Bank, Robert Halver, no le pone fin al auge actual del mercado de acciones, aunque asegura que los retrocesos también son posibles.

Robert Halver, agente bursátil y analista jefe de mercado de capital del Baader Bank.

Robert Halver, agente bursátil y analista jefe de mercado de capital del Baader Bank.

La bolsa alemana y varios bancos directos declararon el lunes como el “día de las acciones”. El nuevo récord conseguido por el índice de precios alemán es el colofón a más de nueve semanas de subidas.

Y eso que hace apenas un mes que se sobrepasó el umbral de los 11.000 puntos. Algo sorprendente, teniendo en cuenta que para superar la barrera de los 10.000 puntos el Dax había necesitado más de medio año.

Deutsche Welle: Sr. Halver, ¿cuáles son las razones principales de la recuperación del mercado de valores?

Robert Halver: En el Dax se puede observar a diario una especie de “inseminación artificial”. Intervienen tres factores: el Banco Central Europeo (BCE) ha puesto demasiado dinero en el mercado, los tipos de interés son muy bajos y el euro es demasiado débil; esos son precisamente los tres puntos que aseguran una subida del índice bursátil. El Dax es amigo de la debilidad del euro, puesto que ésta permite que los valores de las exportaciones funcionen mejor. Hay que tomar nota de otra cosa: si las tasas de interés de inversiones alternativas, los depósitos a plazo fijo, las libretas de ahorros, los fondos públicos y los rendimientos son tan bajos, entonces los grandes gestores de activos, francamente, están obligados a comprar acciones. Estas son las razones de este enorme desarrollo.

En su opinión, ¿sigue siendo saludable este desarrollo?

En circunstancias normales no habríamos alcanzado nunca los 12.000 puntos. El problema es que la situación actual no es la habitual. Los bancos centrales empujan a las tasas de interés a niveles negativos. Los bonos públicos, por ejemplo, hoy en día tienen rentabilidad negativa en Alemania y otros países de la eurozona. No se pueden seguir vendiendo a los clientes porque solamente traen pérdidas. Estructuralmente, es casi un nuevo mundo en el que los mercados de valores son el vehículo de las dramáticas necesidades de inversión que tenemos actualmente. Teniendo en cuenta que el BCE bombea mensualmente 60.000 millones de euros en los mercados, el dinero tiene que ir a alguna parte. Algo que no es saludable. Es posible que en las próximas semanas veamos algún retroceso; cosa que, por otra parte, es absolutamente normal.

Entiendo que no atisba riesgo de que la bolsa caiga de forma repentina…

No veo que la bolsa vaya a caer. Faltan ingredientes para ello. La economía global es robusta, la política monetaria es pujante y los precios globales de la energía también son muy bajos. En todo caso veo una consolidación, pero nunca un crash bursátil. El pasado nos ha enseñado que los accidentes se producen cuando los bancos centrales actúan de forma restrictiva, algo que actualmente no está pasando. Alguien podría argumentar, sin embargo, la aparición de una circunstancia imprevista. Es cierto, actualmente hay bastante conflictos geopolíticos en el mundo; en Rusia, por ejemplo. Si la situación de alguno de estos conflictos llega a agravarse, entonces nos encontraremos ante un escenario diferente.

Robert Halver es agente bursátil y analista jefe de mercado de capital del Baader Bank.