Halloween griego causa desplome de los mercados financieros | Economía | DW | 01.11.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Halloween griego causa desplome de los mercados financieros

En picada cayeron las bolsas europeas este martes, después de que el primer ministro griego anunciara su intención de someter a referéndum los acuerdos alcanzados con la UE para el rescate financiero de su país.

Manifestantes queman una bandera de la UE en Tesalónica (28 de octubre).

Manifestantes queman una bandera de la UE en Tesalónica (28 de octubre).

La noche de Halloween resultó esta vez escalofriante para los mercados financieros. El fiero fantasma de un referéndum griego sobre los acuerdos de rescate de la UE, que echó a volar el primer ministro Giorgos Papandreu, puso a temblar a las bolsas. Y el sismo fue de marca mayor, dejando en evidencia la fragilidad de la confianza que se creía haber recuperado con las decisiones adoptadas la semana pasada en Bruselas para poner coto a la crisis del euro.

Mientras las bolsas de París y Fráncfort sufrían pérdidas cercanas al 5 por ciento, las acciones de algunos grandes bancos reflejaban la magnitud del terremoto desatado en Atenas: en Alemania, el Deutsche Bank perdía al cierre casi un 8 por ciento y el Commerzbank más de un 9 por ciento. Peor aún era el panorama de la banca francesa: las acciones de Société Générale llegaron a bajar por momentos hasta un 16 por ciento y las de BNP Paribas más de un 12 por ciento.

Las bolsas temen a un referéndum en Grecia.

Las bolsas temen a un referéndum en Grecia.

Otra cumbre de emergencia

Una vez más, hay escombros que recoger y daños que reparar. Y el equipo de rescate se ve forzado a ponerse nuevamente en acción. La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy, tuvieron que programar sobre la marcha una reunión de emergencia en Cannes, en vísperas del encuentro del G20. A ella acudirán también altos representantes de la UE, el Banco Central Europeo y el FMI. Por lo pronto, Merkel y Sarkozy emitieron una declaración conjunta, en la que reiteran la importancia de poner en práctica con premura los acuerdos ya adoptados, que incluyen un recorte del 50 por ciento de la deuda griega.

EU-Gipfel Brüssel Merkel Sarkozyl

Merkel y Sarkozy en una de las múltiples cumbres del último tiempo.

Pero el efecto tranquilizador de tales medidas fue, por lo visto de corto alcance. O al menos no ha sido lo suficientemente poderoso como para neutralizar el ataque nervioso que provoca en los sectores financieros la sola idea de que los griegos sean consultados acerca de los planes de rescate y las medidas de ahorro draconianas que implican. Nadie sabe aún cuándo tendría lugar la consulta, ni cuál sería la pregunta específica a responder. Pero, con los nervios a flor de piel, muchos parecen dar por descontado que la población griega no aceptará los términos de su rescate. Desde ya, la agencia de rating Fitch advirtió que un “no“ de los griegos amenazará la subsistencia de la eurozona. Y el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, criticó el referendum como un “juego de dados“ de desenlace incierto.

Voto de confianza

Arriesgado es el póquer de Papandreu, quien por lo visto ha decidido jugar alto en medio de una crisis que lo tiene políticamente acorralado. El primer ministro griego se someterá por lo pronto a un voto de confianza del Parlamento de Atenas, el viernes por la noche. También ése desenlace es incierto, en vista de que su mayoría parlamentaria se ha reducido entretanto a sólo dos votos. Si llega a superarlo, se estima que podría llevarse a cabo el referéndum a comienzos del 2012. Si, en cambio, pierde, podría formarse un nuevo gobierno, o convocarse a elecciones anticipadas.

Papandreu, políticamente acorralado.

Papandreu, políticamente acorralado.

Cualquiera de los escenarios tiene un inquietante aspecto en común: la incertidumbre se mantendrá. El fantasma griego seguirá rondando por los pasillos de las bolsas y atemorizando a los mercados, con el agravante de que a la UE ya se le están acabando los calmantes. ¿Habrá llegado la hora de repartir “caramelos“ para reactivar la economía y espantar a los monstruos de Halloween, como sugiere la presidenta de Brasil?

Autora: Emilia Rojas

Editora: Claudia Herrera Pahl

DW recomienda