1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Grupo armado ataca a convoy de la ONU en Libia

De acuerdo con Naciones Unidas, no se produjeron lesionados en la acción. Los funcionarios de la ONU fueron retenidos, pero luego quedaron en libertad.

Naciones Unidas confirmó este miércoles (28.06.2017) que un convoy de la misión de ayuda a Libia, conocida como UNSMIL, fue atacado cuando viajaba de la localidad de Sorman (oeste del país) a Trípoli. La comitiva de vehículos fue bloqueada por un grupo armado y parte del material que trasladaban los funcionarios fue destruido. El ataque no dejó lesionados entre los miembros de la organización.

 

Más información:

-Grupo yihadista libio anuncia su disolución

-Nuevos combates entre milicias en Libia

 

A través de un comunicado, Naciones Unidas añadió que la "UNSMIL ha tomado contacto con el equipo afectado por el ataque. No hay reportes de bajas entre los funcionarios de la ONU”. La delegación fue retenida brevemente por la milicia armada, pero fue liberada tras la mediación de líderes tribales locales. De acuerdo con el portal de noticias Africa Gate, los atacantes pretendían cambiar a los funcionarios por dos libios que fueron detenidos la semana pasada en Arabia Saudita.

Un parlamentario por Zawiya, Abdallah Alafi, aseguró que los funcionarios de Naciones Unidas afectados eran cinco hombres y dos mujeres. La zona en torno a Surman es conocida por la presencia de numerosas milicias que se disputan el control territorial, lo que hace que muchas veces las rutas estén cerradas debido a los enfrentamientos armados. Los secuestros en esa área del país son comunes.

País sumido en el caos

La UNSMIL agradeció al Gobierno de unidad nacional y a las autoridades locales su ayuda para asegurar la seguridad de su personal. Además, Naciones Unidas subrayó que sigue comprometida con Libia y con el objetivo de ayudar al país en su camino hacia la paz y la estabilidad. Recordemos que el país quedó sumergido en el caos tras el derrocamiento de Muammar al Gaddafi, en 2011.

Desde entonces Libia es un estado fallido. En la actualidad, dos gobiernos se disputan el poder apoyados por distintas milicias: uno sostenido por la ONU en Trípoli y otro en el este bajo la ascendencia militar del mariscal Jalifa Hafter, el hombre fuerte de esa zona del país, que domina cerca del 60 por ciento del territorio. En la caída de Gaddafi participó la OTAN, en una intervención que hasta el día de hoy genera polémica.

DZC (EFE, dpa, Reuters)

DW recomienda