1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Grecia sobrepasada por la llegada de refugiados

Grecia superó a Italia en número de refugiados este año. Pero en el país no hay sistema de asilo y la mayoría de recién llegados vive en la calle.

En la isla de Kos, en el mar Egeo, las autoridades tuvieron que convertirse en ayudantes transformando un antiguo hotel en hogar de refugiados. Hay solo dos baños para todos y no tienen agua ni comida. “Atenas está desbordada con los refugiados”, aclara el europarlamentario de Los Verdes Ska Keller, que cree que con la crisis todo esto empeorará. Desde Kos se divisa la costa turca y la distancia se puede cubrir con botes neumáticos. Por eso tantos refugiados eligen este camino. La otra razón es que algunos países de tránsito exigen visa a los sirios que huyen de la guerra, y prefieren cruzar Turquía para terminar en Kos.

Sin abastecimiento ni alojamiento

En la isla no existen infraestructuras para recibir a los recién llegados. No hay ayuda social, transporte, abastecimiento ni alojamiento y suelen acampar a cielo raso. Caminan kilómetros para registrarse ante las autoridades y conseguir permisos provisionales de residencia para, por lo menos, poder moverse por el país. En el caso de los sirios, por ser refugiados de guerra reciben incluso permisos de medio año.

Refugiados sirios en Grecia.

Refugiados sirios en Grecia.

En cuanto a la asistencia, solo intervienen algunas iniciativas u organizaciones como Médicos sin Fronteras. Entretanto, también colaboran los habitantes de la isla, que llevan comida y ropa, aclara Ska Keller. Pero las autoridades ya se quejaron de los perjuicios que esta masiva llegada de refugiados podría provocar para el turismo de Kos.

Intervención de la UE

Para Barbara Lochbihler, también eurodiputada de Los Verdes, sería necesario buscar una solución política. Cuando el Gobierno de Syriza asumió el cargo, declaró que se avergonzaba de la situación de los refugiados en los campamentos, pero ahora Atenas tiene otras preocupaciones y la Unión Europea debería intervenir para acoger a los refugiados de Grecia. Hasta el momento, se aprobó la redistribución a
otros países de unos 14.000, una cifra a todas luces insuficiente para Lochbihler.

Además, de cara a la Comisión Europea no hay posibilidad de solicitar ayuda. Este organismo liberó en febrero 1.300 millones del fondo para el asilo y la emigración. Si Atenas necesita más, tendrá que volver a pasar por el puesto de información. Así quizás podrá conseguir algo de las partidas de las ayudas para catástrofes. Ya en la última cumbre se decidió construir los llamados hotspots, para que expertos europeos descargasen de trabajo a las autoridades locales. Pero eso sería solo una pequeña parte del problema.

Crisis humanitaria

Alex Stathopoulos, de la organización Pro Asyl, considera que solo se pagarán las partidas si Grecia financia su propia parte. Aunque ésta fuese del 10 por ciento, ya sería demasiado para las autoridades. Una regla que también rige para la partida para catástrofes. Por eso, la UE tendría que iniciar la ofensiva ofreciendo ayuda, exige Stathopoulos: “No se puede tener una catástrofe humanitaria en el propio territorio sin intervenir”. Para él la solución sería permitir a los refugiados viajar legalmente a otros países. Así se salvarían vidas y no tendrían que optar por el peligroso viaje por Macedonia.

Por otra parte, el problema de organizaciones como Pro Asyl es que Grecia no tiene estructuras estatales con las que podrían cooperar voluntarios extranjeros. Las autoridades están desbordadas y alegan no ser competentes. Y aunque el Comisariado para el Refugiado de la ONU intente coordinar a las ONGs, el cierre de los bancos tampoco ayuda. Con los 60 euros diarios que se permite sacar en metálico será difícil comprar las tiendas necesarias para la interminable cola de recién llegados.