1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Grecia se encarece

Aunque el impuesto al valor agregado subirá progresivamente a partir de este lunes (20.7.2015) en Grecia, muchos expertos dudan que esa controvertida medida pueda rendir los frutos que los acreedores de Atenas esperan.

Aumentar el impuesto al valor agregado (IVA) de los alimentos básicos y de ciertos servicios era una de las exigencias fundamentales que los acreedores de Grecia le hicieron al Parlamento de Atenas. Y a cambio de que sus socios en el bloque comunitario accedieran a auxiliar nuevamente al endeudado Estado sureuropeo, la élite política helena accedió a elevar esos tributos; a regañadientes, pero lo hizo. En la eurozona esperan que la medida –que entró en vigor este lunes (20.7.2015)– contribuya rápidamente a sanear las arcas de Grecia.

A la pasta, al arroz, a los embutidos, al café, al té, al azúcar y a otra serie de alimentos se les atribuyó un IVA del 23 por ciento. Los más optimistas creen que, por sí solos, los productos para pastelería y panadería le reportarán 54 millones de euros al Fisco gracias al aumento de este impuesto. Pero otras voces, como la del profesor de economía Panagiotis Petrakis, alertan que esa medida puede devengarle ingresos al Estado a corto plazo y propiciar una recesión más tarde debido al abrupto desplome del consumo.

Pesada sobrecarga

“Un escenario no excluye al otro”, dice Petrakis, acotando que, en las circunstancias que atraviesa la población griega, hacer un pronóstico preciso es difícil. “Cuando cerraron los bancos, el consumo y el pago con tarjetas de crédito se intensificaron en lugar de reducirse; todo debido al miedo de la gente a perder sus ahorros por completo”, cuenta el catedrático. El temor al encarecimiento de la vida también flota en el ambiente desde hace semanas… y con toda razón, dicen en el Instituto Ateniense para la Investigación del Comercio Minorista.

Un estudio de esa institución revela que, en promedio, el gasto por hogar aumentará este año en 157 euros, impulsado por el aumento del IVA. El ámbito hotelero y el de la gastronomía también sentirán los embates. Viajar en taxi saldrá mucho más caro ahora. Y los pequeños negocios deben prepararse para pagar tributos anticipados mucho más altos y un suplemento de solidaridad retroactivo de aquí a principios de 2015, en caso de registrar ingresos elevados. Los especialistas exigen que esta sobrecarga sea compensada con inversiones.

Hacen falta inversiones

“Incrementos tributarios como éste empeoran la recesión por estar desvinculados del proceso de circulación económica de los recursos”, sostiene el economista Michalis Argyrou, señalando, por un parte, que a Grecia le hace falta el espaldarazo de las inversiones y, por otro lado, que en ese país deben fijarse reglas de juego que sean confiables y atractivas para los capitalistas extranjeros. “Lo más importante sería ofrecer seguridad jurídica, reformar la administración pública y modernizar la legislación sobre insolvencia”, añade Argyrou.

“Ya es hora de que a la gente en Grecia se le ofrezcan perspectivas alentadoras para los próximos años. Eso es algo que debería hacer el Gobierno”, subraya Argyrou. De momento, la única buena noticia para los griegos es la reapertura de los bancos –que cerraron sus puertas hace ya tres semanas–, aún cuando el control de capitales siga en pie y los ahorristas sólo puedan sacar de sus cuentas un monto limitado de dinero en efectivo.