1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Grecia: el tiempo apremia

Atenas debe decidir si prolonga o no los acuerdos de financiación con el eurogrupo. En caso de que se mantenga en la negativa, amenaza la bancarrota. Entrevista con Hans Jörg Schelling, ministro de Hacienda de Austria.

DLF: ¿Qué sucederá si hasta el fin de semana no se llega a un acuerdo con Grecia?

Schelling: Somos todavía optimistas y creemos que podremos llegar a un acuerdo. Hay dos problemas: uno es el contenido; el otro, el estilo del Gobierno griego en las relaciones con sus socios de la Unión Europea. Si alguien toma un crédito y no lo puede pagar, no tiene sentido ir al banco e insultar al director y pretender dictarle las condiciones para una prórroga del préstamo. Nosotros partimos todavía de que llegaremos a un acuerdo. Los últimos anuncios del ministro de Hacienda griego son alentadores. El problema es que las opiniones del Gobierno griego cambian prácticamente todos los días.

DLF: Observando las negociaciones desde afuera se tiene la impresión de que en realidad las posiciones no se mueven ni un palmo…

Schelling: Así es. Grecia dice una y otra vez que hay que respetar la voluntad del pueblo griego. Lo hacemos. Pero llamamos a Grecia a que entienda que nosotros, como ministros de Hacienda de nuestros países, debemos defender también a nuestros contribuyentes. ¿Por qué no avanza el diálogo que ofrecimos desde un principio? Porque no recibimos ni cifras ni documentos. El Gobierno griego parece no haber comprendido que en Europa hay reglas de juego y tratados que deben ser respetados.

DLF: ¿Por qué no recibe el eurogrupo cifras del Gobierno griego? ¿Es una táctica o se debe a la inexperiencia del nuevo Gobierno griego?

Schelling: Seguramente ambas cosas. Quizás sea táctica no informar acerca de la verdadera situación. Del Banco Central Europeo sabemos que muchos griegos están retirando dinero de los bancos. Además escuchamos que los ingresos impositivos se hallan muy por debajo de las expectativas. Eso podría ser una razón. Otra razón es la escasa experiencia política del nuevo Gobierno griego. Una tercera razón puede ser que Atenas no quiere presentar cifras porque quiere implementar directamente un nuevo programa sin finalizar correctamente el anterior.

Finanzminister Hans Jörg Schelling in Wien

Jörg Schelling

DLF: ¿Cuánto tiempo queda para arribar a un acuerdo y qué sucederá si no se lo logra?

Schelling: Tiempo no hay mucho. Por un lado, porque en varios países, los Parlamentos deben aprobar un eventual nuevo programa. Por otro, porque la semana próxima Grecia debe pagar 460 millones de euros por concepto de intereses al Fondo Europeo de Rescate. El ministro griego de Hacienda dijo que su país cumplirá con todas sus obligaciones. Por eso partimos de que esos intereses se pagarán y de que Atenas presentará una solicitud para un nuevo programa. Pero el tiempo apremia, sobre todo por esas cuestiones técnicas.

DLF: ¿Puede usted excluir que Grecia se declare en bancarrota y deba salir del euro?

Schelling: Por el momento lo excluyo. Pienso que ni Grecia ni el eurogrupo tienen interés en que Atenas abandone el euro. Por eso hacemos todo lo posible para llegar a una solución. Eso significa, naturalmente, que el Gobierno griego debe moverse.

La entrevista fue llevada a cabo por la radio Deutschlandfunk (DLF), Colonia.