Grecia: “El problema no es el euro, sino el gasto excesivo” | Economía | DW | 09.05.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Economía

Grecia: “El problema no es el euro, sino el gasto excesivo”

En zona euro crecen dudas sobre si Grecia logrará sanear sus cuentas sin tomar medidas aún más drásticas. Alemania favorecería renegociación directa de plazos de pago entre Atenas e inversionistas.

default

Grecia: la crisis interminable.

“Una salida de Grecia de la zona euro es impensable”, para Ewald Nowotny, miembro del Consejo del Banco Central Europeo, BCE. “Técnica y econonómicamente impensable”, recalca el político austriaco en la revista Profil que se suma este lunes 9 de mayo al coro de economistas que no quieren ni pensar en que Grecia fracase en sus intentos de resarcir el gigantesco déficit fiscal.

El viernes pasado una reunión “secreta” convocada por Luxemburgo, desató temores de que Grecia estuviera planeando una salida de la eurozona. Una aseveración ligeramente difundida por algunos medios que el jefe del Grupo Euro, Jean-Claude Juncker, desmintió en el acto.

En la zona euro crecen empero las dudas de que Grecia logre sanear sus cuentas sin tomar medidas aún más drásticas. Según el diario capitalino Die Welt, “Grecia pedirá a la Unión Europea una rebaja de los intereses por el dinero prestado a Atenas para paliar la situación”.

Según el mismo periódico, Grecia solicitaría además que le permitan “suavizar” el ahorro porque, según Atenas, “la fuerte reducción del gasto público afectaría mucho el crecimiento económico”. El compromiso actual prevé que Grecia reduzca la deuda nacional a un 3% del producto interno bruto hasta 2014. Una meta que Grecia quisiera aplazar dos años más.

Quien presta el dinero, dicta las condiciones

Este legendario dicho también vale en Europa. Esta vez en el caso de países como Grecia, Irlanda y Portugal que son los tres más drásticos. Así que el desarrollo del desempeño financiero de Grecia le incube a todos los países de la zona euro, y sobre todo a los contribuyentes europeos que son los que, al fin y al cabo, están pagando los millones que se mueven para salvar a naciones completas de la bancarrota.

No es tampoco sorprendente que haya diferencia de posturas frente a las medidas que Bruselas o la zona euro tome frente a la crisis de Grecia y los demás países en aprietos financieros.

Jean Claude Juncker Ministerpräsident Luxemburg

Jean Claude Juncker, primer ministro de Luxemburgo. (Archivo)

Grecia e inversionistas

Mientras Alemania quiere proponer la participación del sector privado en el “paquete de salvación de Grecia”, otros miembros de la zona euro se oponen a ello. Berlín ha dejado entrever, como lo dice el mismo Die Welt, que le gustaría que “Atenas se sentara en una mesa con los inversionistas y negociara con ellos mismos los plazos dentro de los que Grecia se comprometa voluntariamente a pagar sus deudas”.

Pero en Alemania hay opiniones diferentes. Mientras unos se oponen rotundamente a aceptar una renegociación de la deuda griega, Michael Meister, vocero financiero de la bancada conservadora del Bundestag, cree habría que pensar en “suavizar los créditos”, como lo expresó a la emisora alemana Deutschlandfunk, con sede en Colonia.

Gran desempeño del euro

Pero más que eso, para Meister lo importante es destacar que el euro como moneda, a pesar de todos los temores, las crisis y las especulaciones “ha tenido un grandioso desempeño durante los últimos tiempos”. Para Meister, “el problema no es la moneda única, sino que varios de los miembros del euro-grupo han vivido durante largo tiempo gastando más de lo que tienen.” Algo que, por lo demás, también vale para la Alemania de hace diez años.

En lo que a Grecia concierne, lo esencial para Michael Meister ahora es lo que Grecia pueda hacer para reducir el riesgo de no cumplir los compromisos adquiridos con la Unión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

En este sentido, el mismo presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso, ha dicho que “Grecia no ha sido tan consecuente en la aplicación de medidas de saneamiento de sus finanzas como ha venido haciéndolo Portugal”.

En entrevista con el diario heleno Eleftheros Typos Barroso no pudo empero precisar si las condiciones del programa de austeridad de Portugal se diferencian mucho de las aceptadas por Grecia. De lo que sí está seguro Barroso es que “las reformas estructurales iniciadas por Lisboa son más ambiciosas”. A cambio de 78.000 millones de euros que fondos europeos y del FMI, Portugal se comprometió a ejecutar un “serio programa de adaptación que incluye reformas hasta del mercado de trabajo.”

Rentabilidades “más amplias”

Por lo pronto, las rentabilidades de los bonos griegos subían este lunes por las preocupaciones sobre una renegociación de la deuda de Atenas y a pesar de los planes de mejorar las condiciones del acuerdo de rescate. "Las rentabilidades son más amplias", expresó un operador a la agencia alemana de noticias dpa. "Un acuerdo para mejorar las condiciones no es inamovible y mientras tanto tenemos conversaciones para alargar los vencimientos", agregó.

La rentabilidad de la deuda griega a cinco años subía 50 puntos básicos a un 22 por ciento, mientras que a dos años crecían 17 puntos básicos a un 25,96 por ciento. La rentabilidad de la deuda portuguesa a cinco años subía 16 puntos básicos a un 11,88 por ciento.

Autor: José Ospina-Valencia

Editor: Enrique López

DW recomienda