1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

Gran Bretaña: un juego a todo o nada

Theresa May, la primera ministra británica, se la juega a todo o nada. Apuesta por nuevas elecciones en busca de respaldo político para el “brexit”. “Un juego riesgoso”, opina el exembajador Thomas Matussek.

Deutsche Welle: Theresa May, la primera ministra británica, anunció elecciones para el próximo 8 de junio. ¿Seguirá el ejemplo de Boris Johnson, que después de la campaña del "brexit” quiso retirarse de la política?

Thomas Matussek: No, no lo creo. Mi impresión es que quiere una legitimación complementaria para las negociaciones sobre el "brexit”, porque después de la victoria del "sí” por poco margen, mucha gente salió a la calle y dijo "si lo hubiera sabido, yo también hubiera ido a votar”. Los "remainers” dicen que a May no la apoya la mitad del país, sino la mitad de la gente que fue a votar. Si ahora gana claramente las elecciones, puede decir que representa realmente a todo el país.

Pero también puede suceder que las elecciones se transformen en un voto por el "exit” del "brexit”.

Cambiar el rumbo ahora es difícil. Mientras corra el plazo de dos años, el Gobierno británico no puede decir simplemente "sorry, no era mi intención”. Naturalmente, no sé qué piensa May, pero sería casi escandaloso que las elecciones se transformaran en un argumento para abandonar el "brexit”. No me lo puedo imaginar.

 

Más información:

Theresa May anuncia elecciones anticipadas en Reino Unido

La UE aprueba posición común ante el "brexit"

 

¿Sería posible formalmente, después de las elecciones, dar marcha atrás con la salida de Gran Bretaña de la UE?

El reloj del "brexit” corre. Si los británicos lo quieren detener, deben solicitarlo y, paralelamente, presentar un pedido de reingreso. Legalmente, es posible, pero sería necesario contar con el apoyo unánime de todos los países de la UE. Gran Bretaña no puede decir que después de las elecciones ha cambiado de opinión y hacer como si no hubiera pasado nada.

Si Theresa May no recibe el voto de confianza que busca, debería dimitir…

Una estrategia de May podría ser: vamos a contar toda la verdad, a explicar las posibilidades que nos brinda el "brexit”, pero también los inmensos peligros y desventajas. En la última campaña, los defensores del brexit mintieron mucho y se recurrió a la demagogia y el populismo. Puede ser que May diga que se trata de un momento crucial, en el que el país debe estar unido, como en 1940. Siempre que Gran Bretaña se siente presionada, pasan a primer plano las virtudes, el país apoya a su primer ministro y le da un voto de confianza. La última posibilidad sería que se quiera utilizar las elecciones como pretexto para eludir responsabilidades. Pero ese me parece el escenario menos real.

¿Asumirá la oposición ahora una posición más clara?

Eso espero. El Partido Laborista se halla, sin embargo, en un estado calamitoso. Nada queda de los gloriosos tiempos de Tony Blair y Gordon Brown. Corbin es un líder débil. Durante la campaña para el referendo se abstuvo de tomar una posición clara. Como europeísta solo puede esperarse que las fuerzas proeuropeas, que existen en el Partido Laborista, den un paso adelante.

¿Ha cambiado algo en Gran Bretaña la actitud respecto al "brexit” desde el referendo del 23 de junio de 2016?

El 23 de junio yo estaba en Londres. Llovía a cántaros. El metro dejó de funcionar. Esta vez pueden ir a votar también quienes le tienen miedo al agua y los que después lo saben todo mejor. Interesante será ver también cómo se posicionan los escoceses, si el movimiento independentista logra sumar allí más votos y, también, cómo se comportan los irlandeses del norte. A ello se agregan todas las ciudades costeras y pesqueras que se beneficiaron enormemente de la pertenencia de Gran Bretaña a la Unión Europea. Quizás despierten y se pregunten: ¿qué haremos cuando ya no pertenezcamos?

Thomas Matussek fue de 2002 a 2006 embajador de Gran Bretaña en Alemania y es miembro de la Sociedad Germano-Británica

Astrid Prange (PK/DZC)

DW recomienda